No digas mañana… Hoy es tu día!! Por Matilde Brox

¿Eres de los que dejan todo para el último día?, ¿no va contigo ese refrán que dice no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy?

proactividad

¿Te reconoces en las líneas siguientes?

  • ¿Resuelves las gestiones cuando está acabando el plazo?
  • ¿Tienes tareas pendientes y siempre las dejas para otro momento que nunca llega?
  • ¿Te justificas diciendo que esa tarea no puedes hacerla porque tienes demasiado en qué ocuparte?
  • ¿Siempre te surgen otras cosas urgentes?
  • ¿La tarea es muy difícil y no sabes cómo abordarla?
  • ¿Dices que te pondrás a ello en cuanto puedas acabar el resto de cosas?

Esta costumbre de diferir y posponer se conoce como procrastinar, es un hábito que consiste en aplazar las tareas y dedicarse a otras, que suelen ser más fáciles o más agradables.

¿Cuáles son las causas?

Detrás del comportamiento de dejar “para mañana”, hay una lista de características personales que nos llevan a actuar así:

  • Falta de organización.
  • Un patrón de perfeccionismo que requiere emplear mucho tiempo en la planificación o realización de la acción.
  • Miedo al fracaso y a recibir críticas negativas.
  • Desmotivación ante una tarea obligatoria que no es atractiva para nosotros.
  • Dudas sobre nuestra propia capacidad.

Consecuencias

  • Indecisión, cúmulo y saturación de tareas.
  • Profundo malestar, ansiedad, culpa y estrés.
  • No lograr tus metas u objetivos.
  • Ganar mala fama o perder la confianza de la gente que te rodea.
  • Perder tu autoestima.

¿Qué puedes hacer para superarlo?

  • Intentar romper el círculo vicioso que se produce cuando evitas hacer la tarea ya que el no actuar te produce mucha ansiedad, acumulas el trabajo, te bloqueas, te paralizas y te resulta más difícil intervenir y ponerte a trabajar.
  • Vamos a ser proactivos a la hora de encarar los asuntos pendientes, nos ocuparemos en vez de preocuparnos.

¿Cómo?

  1. Identifica estas conductas en ti y sé consciente de tu patrón de actuación. ¿Cómo me comporto en mi día a día?, ¿ante qué tipo de problemas o situaciones dejo pasar el tiempo sin hacer nada? ¿Qué estoy evitando al no ocuparme de la tarea? ¿Cuáles son las causas que no me dejan actuar? Te puede servir llevar un diario donde anotes lo que va ocurriendo.
  2. Piensa en las ventajas de actuar antes, ¿reconoces oportunidades perdidas por haber actuado tarde? ¿Qué ventajas puedes obtener si te mueves y haces las cosas con tiempo suficiente? ¿Ganarías al menos tranquilidad y control sobre la situación?
  3. Aprende a priorizar, esto supondrá que haya tareas que tendrás que aparcar y también decir que no a otras.
  4. Aprende a distinguir lo importante de lo urgente.
  5. Planifícate, pero no pienses en ello en exceso, no esperes a que te llegue la inspiración.
  6. No hables, mejor actúa, ponte manos a la obra ya.
  7. No caigas en la tentación del teléfono móvil, internet, televisión, etc. apártalos porque crean adicción y te pueden hacer perder mucho tiempo.
  8. Comienza a trabajar tan solo unos minutos, habrás roto el hielo y el miedo a empezar desaparecerá, una vez que lo has iniciado ya será más fácil.

¿Te cuesta ponerte en marcha? vamos! podemos ayudarte con esos primeros pasos, no dudes en contactar con nosotros en el teléfono 91 083 77 81.

Matilde BroxMatilde Brox Gómez

Psicóloga sanitaria M 29186

mbrox@fundacionalavareyes.com

Fundación Mª Jesús Álava Reyes

Los obstáculos del perfeccionismo. Por Matilde Brox

Vivimos en una sociedad competitiva, en la que los mejores tienen más posibilidades de alcanzar el éxito, en el  ámbito laboral,  se  buscan y contratan  a aquellas personas que parecen sobresalir del resto.

Hay trabajos en los que el ser perfeccionista puede ser muy positivo y recomendable como aquellos dedicados a la  investigación,  en los que cada mínimo detalle cuenta.

Fuera del área laboral  también se admira aquello que tiene que ver con la calidad y la excelencia, se busca  tener un aspecto  corporal envidiable,   ser padres y madres excelentes, etc.

La búsqueda de la superación  es muy loable y puede ser el motor para la motivación  y los logros  personales,  el problema deviene cuando ese perfeccionismo  se convierte en un inconveniente, a veces incluso en algo patológico.

Perfeccionismo

¿Qué significa ser perfeccionista?

  • Es un rasgo del carácter que consiste en la creencia de que las cosas pueden hacerse de manera perfecta, en una forma extrema de pensar que o son  perfectas o no sirven.
  • Conlleva la búsqueda de la excelencia en el trabajo, esto acarrea  pérdida de mucho tiempo al intentar  mejorar lo que se está haciendo sin decidirse a darlo  por terminado por no encontrarlo nunca lo suficientemente bueno.
  • Se piensa que cualquier trabajo siempre  es susceptible de mejora.
  • Un perfeccionista cree que el valor de las personas depende de los  éxitos alcanzados
  • Son personas muy críticas y exigentes consigo mismas que no aceptan cometer un error y revisan las cosas una y otra vez.
  • Con su forma de hacer se ganan una reputación a la que no están  dispuestos a renunciar porque, además,   nuestra sociedad  tiene muy buena consideración con  las personas perfeccionistas
  • También la exigencia puede darse al relacionarse socialmente y pueden ver a los demás  como faltos de compromiso o irresponsables.
  • Suelen tolerar muy mal las críticas

¿Cuáles pueden ser las causas de este rasgo de personalidad?

  • Puede haber una predisposición genética pero el ambiente juega un papel muy importante.
  • Puede ser resultado de una educación en un ambiente autoritario de gran exigencia.
  • Haber vivido una infancia en la que no  se premiara  nada más que los logros externos, sin tener en cuenta otras cualidades y valores personales.
  • La gran competitividad de la sociedad actual en la que se exige ser mejor que los demás,
  • Una baja autoestima que se intenta superar con el trabajo y la admiración de los otros.

Consecuencias de ser perfeccionista

  • Difícilmente se encuentran felices porque en el fondo se sienten llenos de obligaciones del tipo “debería” (debería haberlo hecho mejor, debería mejorar esto…)
  • Les falta tiempo para el resto de las facetas de su vida.
  • El perfeccionismo puede, también, ser muy negativo porque puede dar lugar a la  procrastinación, es decir, a  posponer las tareas pendientes porque no se está seguro de saber actuar de una forma correcta y esta indecisión dilatarla en el tiempo.
  • Tienen una gran sensación de que el ideal al que quieren llegar no acaban de alcanzarlo. Esto les causa gran frustración.
  • Físicamente tienen mucho cansancio, ansiedad y malestar.
  • Puede dar lugar a una baja autoestima si el rendimiento no ha estado al nivel de lo que esperaba conseguir.
  • Pueden llegar a sufrir un trastorno  obsesivo compulsivo.

¿Qué puedo hacer si soy perfeccionista?

  • Buscar unos buenos resultados a la vez que trabajar la flexibilidad entendiendo que las cosas pueden ser buenas de muchas maneras distintas.
  • Aceptar que los errores son necesarios porque nos hacen aprender y crecer como personas.
  • Reconocer que tenemos  derecho a equivocarnos.
  • Trabajar la autoestima y el respeto hacia nosotros mismos.
  • Relajarnos ante la vida, disfrutar de ella y vivirla tal cual es.
  • No compararnos con los demás.
  • Marcarnos objetivos, planificar el tiempo y dedicarle un tiempo razonable a cada  tarea, sin caer en la tentación de alargar indefinidamente un trabajo.
  • No gastar toda nuestra energía en un solo proyecto u objetivo.
  • No descuidar el resto de facetas importantes en nuestra vida.

 

Matilde BroxMatilde Brox Gómez

Psicóloga sanitaria M 29186

mbrox@fundacionalavareyes.com

Fundación Mª Jesús Álava Reyes