Máster en Psicología Infanto-Juvenil (Presencial y Online) en colaboración con IEPA – European Institute of Applied Psychology

Si deseas especializarte en Intervención con niños y adolescentes, esta es tu formación:

Descuento del 20% de las tasas de inscripción si t matriculas ante del 25 de Julio.

Si tienes cualquier consulta escribe a : yroca@iepa.es

Visita nuestra web: Pichar aquí

IEPA FORMACION

 

MEJOR MASTER en

psicología infanto-juvenil

Este Máster ha sido seleccionado por el diario El Mundo como mejor programa de formación de postgrado en su ranking de los mejores masters de España.

Una vez más, y con esta suman un total de 8 veces, IEPA consigue este prestigioso reconocimiento por su formación profesionalizante, por un programa de estudios único y especializado y un claustro de profesores exclusivo.

infórmate »

Doble itinerario

psicólogos

otros profesionales

Duración: 14 meses

Créditos: 60 ECTS

Modalidad: presencial y online

Prácticas incluidas.

 20% DESCUENTO si te inscribes antes del 25 de julio de 2017.

(Descuento aplicado a las tasas de preinscripción)

Más de 15 años formando a profesionales

 

Silvia Álava en Jueves en Familia en la Dirección General de la Familia y el Menor de Madrid: jueves 27 a las 18h

El Director General de la Familia y el Menor, Alberto San Juan Llorente, tiene el placer de invitarle a la charla “Los niños y las nuevas tecnologí­as. Resolviendo dudas sobre su uso”, impartida por la psicóloga Silvia Álava Sordo, Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, especialista en Psicología Clí­nica y Educativa y Psicoterapia, y autora de los libros “Queremos Hijos Felices, Lo que nunca nos enseñaron”, y “Queremos que crezcan felices”.

Jueves en familia - Silvia Álava

Estamos ante una nueva generación de niños que son “nativos tecnológicos”. Desde que nacen tienen acceso a móviles inteligentes, tabletas y ordenadores, ven a sus padres trabajar y divertirse con ellos, y están acostumbrados a utilizarlos desde bien pequeños. Pero, ¿sabemos los padres cómo debemos actuar ante esta nueva forma de ocio?, ¿Conocemos los efectos que pueden llegar a tener en el desarrollo de nuestros hijos?  En esta charla resolveremos dudas de cómo gestionar las nuevas tecnologías, las edades apropiadas de uso, y qué pautas seguir al respecto.

FECHA: 27 de abril de 2017, de 18.00-19.30

LUGAR: Dirección General de la Familia y el Menor

C/Gran vía 14, planta baja

Entrada gratuita. Aforo limitado.

Se ruega confirmación en el correo dgfm@madrid.org

Doce pautas para que el castigo a los niños no sea un castigo y sea más efectivo. Colaboración con La Opinión de Murcia

El objetivo final a la hora de corregir un mal comportamiento debe ser educar a los pequeños

castigar-ninos

La conveniencia o no de los castigos en los niños es un debate antiguo y controvertido. Mientras algunos no son partidarios de recurrir a ellos, otros expertos en educación infantil consideran que sí pueden ser útiles en determinados casos. Apuntan, no obstante, que es necesario cambiar con refuerzo positivo el concepto de castigo.

La opción más adecuada es plantear la situación no como un castigo sino como una oportunidad que se ofrece al niño para elegir portarse bien o no portarse mal y ganarse así­ algo especial”, señala la psicóloga infantil Silvia Álava. “Si el niño se porta mal y no puede hacer algo que le gusta no se debe trasladar al menor la idea de que se trata de un castigo sino que el mensaje es que no se lo ha ganado”, señala.

En cualquier caso, los expertos señalan para que un castigo resulte realmente efectivo y consiga el efecto buscado es necesario que los padres sigan una serie de pautas y tengan en cuenta estas consideraciones:

  1. No recurrir de forma constante a los castigos. Si se castiga por y con todo al niño éste puede entrar en un estado de desmotivación y el efecto conseguido ser el opuesto al deseado. Aplicar un castigo debe ser algo excepcional, no la norma. “Muchos padres abusan del castigo, confundiéndolo con buena educación. Con ello consigue que la situación empeore cada vez más”, señala Álava.
  2. El castigo debe ser inmediato. Si el castigo no se realiza al momento y se aplaza unos días se corre el riesgo de olvidar ejecutarlo o que el niño ni recuerde el motivo además de que se pierde la posibilidad de que el niño se porte bien hasta que llegue el día del castigo.
  3. El castigo no debe ser muy largo. No es viable, por ejemplo, imponer un mes de castigo porque los padres no van a poderlo mantener y el niño puede considerar que si ya está castigado durante un tiempo largo no hay motivo para portarse bien.
  4. El castigo debe ser proporcionado. A menudo los padres caen en el error de dejarse llevar por el enfado inicial y recurren a una extrema severidad, imponiendo un castigo a todas luces desproporcionado.
  5. Castigos proporcionales a la edad del pequeño. Debemos tener en cuenta la edad del niño a la hora de aplicar un castigo. Hay que tener claro que no es lo mismo pedir una cosa a un menor de 3 años que a uno de 9.
  6. No castigar a toda la familia. Los castigos deben afectar exclusivamente al niño o niña que se han portado mal. No es conveniente que su castigo se extienda también a sus hermanos ni a la familia en general.
  7. Evitar los gritos. Gritar a un niño nunca es conveniente, tampoco a la hora de aplicar un castigo. Los padres somos un ejemplo para los hijos, de manera que si recurrimos de forma habitual a los gritos, los pequeños de la casa se acostumbrarán y recurrirán también a ellos en sus relaciones con nosotros, con sus hermanos, amigos…
  8. El bienestar de los niños, lo primero. Los castigos no deben suponer jamás un daño fí­sico para el niño. Tampoco deben humillar o afectar al bienestar o a la autoestima de los pequeños.
  9. Argumentar el motivo del castigo. Es necesario que expliquemos a los niños por qué se les castiga. Como indicábamos en estas lí­neas, no obstante, hay que intentar evitar la palabra ´castigo´. Es mejor argumentar que se trata de una oportunidad que damos a los pequeños para elegir portarse bien y obtener así una recompensa.
  10. No prometer regalos si se porta bien. Cuando hablamos de ofrecer una recompensa, los expertos señalan que no debe ser algo material, ya que sino les estaremos acostumbrando a obtener premios por conductas que deberán salir de forma natural. Los especialistas en educación infantil señalan que las recompensan deben ser por ejemplo jugar a su juego favorito, preparar su comida favorita, transmitirle nuestras felicitaciones por lo bien que se ha portado, dedicarle unas caricias y una gran sonrisa…
  11. Elogios cuando se porta bien. Debemos reforzar con mensajes positivos a nuestro hijo cuando se porta bien o realiza alguna acción positiva. El elogio reconforta la confianza de los pequeños, aunque también hay que destacar que tampoco es bueno sobrepasarse con constantes halagos.
  12. No prestarle atención cuando se porta mal. A menudo cometemos el error de centrarnos en el hijo que se porta mal, convirtiéndole en el centro de nuestra atención. Esta actitud puede provocar que el niño automatice su mal comportamiento para llamar de forma constante la atención de los padres. Una mala actitud es más fácil cambiarla si la ignoramos, mientras si por el contrario, una buena conducta es reforzada con elogios y premios.

Nuevo curso online: Consigue que tus hijos sean felices, seguros y autónomos. Ahora con un 10% de descuento

En el presente curso, seis psicólogos del centro de Psicología Álava Reyes y de la Fundación María Jesús Álava Reyes mostramos las claves para conseguir que nuestros hijos sean autónomos, felices, y seguros. De forma práctica aprenderemos las claves del éxito en la convivencia familiar con ejemplos prácticos sobre cómo gestionar las principales y típicas disputas que se dan en casa en relación a las quejas, protestas, frustraciones, retos y desobediencias de nuestros hijos e hijas. Además, aprenderemos a manejar los problemas de conducta con soltura, observándolos, clasificándolos y convirtiéndolos en comportamientos adecuados y normalizados; qué alternativas existen al castigo, cómo lidiar con los celos entre hermanos…

Aprovecha la ocasión ahora tienes un 10% de descuento sobre el precio del curso con el código ALAVA10

Comprar por 90€Se ha dedicado un apartado a la gestión emocional tanto de los padres, con estrategias dirigidas a no perder la calma, ni los nervios, para educar sin ira, sin gritos, de forma positiva, como de los niños, con ejercicios prácticos sobre cómo hacer tomar conciencia a nuestros hijos de las emociones, el autocontrol, las relaciones sociales, la autoeficacia y motivación, autoestima y empatía, entre otros. Nos muestran como reprimir los sentimientos negativos de nuestros hijos no es el camino para lograr respuestas ajustadas y que les hagan sentirse bien con ellos mismos. También veremos cómo enseñarles a comprender ese sentimiento y canalizar adecuadamente sus frustraciones.

Sin olvidarnos cuestiones del día a día sobre cómo favorecer la correcta autonomía de los niños, cómo y cuándo responder a sus preguntas sobre el sexo y qué contarles según su edad, y algunas estrategias para gestionar mejor su tiempo de estudio y cómo obtener el máximo provecho de sus horas de estudio para mejorar su rendimiento y sus resultados académicos.

Con este curso se pretende favorecer una autoestima positiva y saludable en nuestros hijos, para así potenciar su desarrollo personal, social, familiar y académico. También a dotarles de habilidades básicas que les ayudarán en su día a día y sobre todo en su futuro, cómo enseñarles a mantener conversaciones con los demás, a saber decir “no” y decir lo que se quiere sin sentirse mal ni herir los sentimientos de los demás, así como a solucionar problemas con el grupo de referencia con el objetivo de que tengan experiencias sociales más positivas. En definitiva, aprenderemos cómo desarrollar recursos y estrategias que serán necesarias para nuestros hijos en el futuro. Enseñarles a esforzarse para conseguir sus objetivos, a esperar por las recompensas y ser conscientes de que de los pequeños fracasos también se aprende.

OBJETIVOS DE APRENDIZAJE:

  • Aprende a manejar los problemas de conducta con soltura
  • Identifica y actúa ante el bajo estado de ánimo de los hijos para que vuelvan a sonreír
  • Descubre cómo enseñar a aprender a mantener conversaciones con los demás a los niños
  • Desarrolla recursos y estrategias que serán necesarias para los hijos en el futuro
  • Favorece una autoestima positiva y saludable en los hijos
  • Enseña y guíales para que puedan aprender a comer y a dormir bien y solos

ACERCA DE NOSOTROS: Centro de Psicología Álava Reyes

Equipo multidisciplinar en Madrid de Psicólogos

Uno de los Centros de Psicología más grandes de España, formado por un equipo multidisciplinar de Psicólogos donde se trabaja con un amplio abanico de rangos de edad (niños, adolescentes, jóvenes y adultos) y tipos de terapia.

Los más de 30 años de contrastada experiencia en diferentes campos profesionales, nos aportan gran seguridad y eficacia en los planteamientos de terapias y ayudas psicológicas.

El presente curso será impartido por seis psicólogos de dicho centro:

  • Silvia Álava, coordinadora del curso, directora del área infantil, colaboradora habitual de medios de comunicación y autora de los libros “Queremos Hijos Felices” y Queremos que crezcan felices”.
  • Ángel Peralbo, director del área de adolescentes, colaborador habitual de medios de comunicación y autor de los libros “El adolescente indomable”, “Educar sin ira” y “De niñas a malotas”.
  • Aroa Caminero, forma parte del área infantil del centro. Es experta en psicología educativa, neuropsicología e inteligencias múltiples.
  • Margarita Montes, es colaboradora habitual de los medios y experta del área infanto-juvenil del centro, especialista en intervención en crisis y superación del trauma.
  • Lucía Boto, experta en el área infanto-juvenil, especialista en técnicas proyectivas y profesora de la UNIR.
  • Sara Rios, experta en el área infanto-juvenil y trastornos de conducta en la infancia.

Pincha en la siguiente imagen para empezar a disfrutar de este curso. Además con el código ALAVA10 tienes un 10% de descuento adicional:

Consigue que tus hijos sean felices

Acoso escolar o Bullying ¿qué hacer y cómo solucionarlo? Colaboración de Aroa Caminero con PapisyPeques

Posiblemente el acoso escolar o bullying sea el asunto que más preocupa a los padres. Lo cierto es que el acoso escolar en primaria ha aumentado en los últimos años y es necesario estar muy atentos al comportamiento del niño. El bullying es una forma de violencia escolar y como tal, no se debe tolerar en ninguna de sus formas o variantes. Vamos explicarte todos los detalles a continuación.

bullying

¿Qué es el acoso escolar o Bullying? 

Los niños en el colegio en ocasiones se pelean entre sí, se enfadan e incluso se llegan a insultar. Cuando este tipo de encontronazos ocurren, no podemos hablar de acoso escolar.

Sin embargo, cuando un niño o niña es intimidado en el colegio y esta forma de violencia es mantenida en el tiempo, podemos hablar de bullying. El acoso escolar además, suele darse en situaciones de desigualdad entre el niño o niña que lo sufre (que habitualmente no dispone de recursos o habilidades para reaccionar y defenderse) y el agresor o agresores, que le hacen un daño deliberado.

Tipos de Bullying o acoso escolar:

El maltrato escolar o acoso puede producirse de formas distintas:

  • Físico: pegar, empujones, patadas, amenazas físicas, intimidación, romper o robar objetos… 
 Estas acciones suponen un amenaza a la integridad del niño.
  • Verbal: coacción, burlarse, insultar, poner motes, criticar a las espaldas, hacer que “oiga por casualidad” lo que se habla mal de él, enviarle whatsapp o mensajes dañinos o cualquier signo de hostigamiento… 
También se considera al Ciberacoso como una rama del acoso escolar ya que se suele originar entre escolares. Esta práctica se lleva a cabo a través de las redes sociales y es igualmente peligrosa.
  • Social: Aislamiento Social y marginación de la víctima, excluir deliberadamente del grupo o impedir la participación en actividades, bloqueo social, ignorar y hacer como si no existiera..
  • Sexual: proposiciones e intimidaciones, abuso sexual…
  • Psicológico: En todos los tipos de acoso se produce un fuerte daño psicológico. Los sentimientos de estigmatización y exclusión social hacen que la víctima vea minada su autoestima y siente niveles elevados de angustia, de temor y de indefensión ante los demás.

Acoso escolar, ¿Cómo detectarlo?

Los Indicadores de bullying, en la mayoría de los casos, es un acoso invisible para los adultos, por lo que es fundamental estar atentos a cualquier indicio que nos pueda hacer sospechar que nuestro hijo o hija puede estar sufriendo acoso escolar.

Síntomas o indicadores de acoso escolar 

  • Síntomas de ansiedad: malestar generalizado, cansancio, rigidez muscular, mareos, dolores recurrentes de cabeza o de tripa (por la mañana se encuentran mal y no quieren ir al colegio, piden que les vayan a recoger antes al colegio…)
  • Cambio de hábitos: falta a clase, quiere que le acompañen al colegio, cambia de ruta o no quiere ir en transporte escolar, no quiere salir con los amigos…
  • Cambios en el carácter: está más irritable, retraído, angustiado, triste, presenta llantos incontrolados, rehúsa a contestar que le pasa o pone excusas, etc.
  • Muestra alteraciones en el sueño y el apetito…
  • Está más distraído, olvidadizo y su rendimiento escolar es más bajo de lo habitual
  • Vuelve a casa con moratones o heridas, con ropa o material roto, etc.
  • Amenaza o agrede a otros niños menores o a hermanos más indefensos que él.

acoso escolar o bullying en primaria. como sulucionarlo

Pero, ¿y si lo que ocurre es que nuestro hijo o hija el que está agrediendo a otros? ¿Cómo puedo detectarlo? Lo habitual es que los niños agresores también muestren algunas conductas significativas.

Síntomas y conductas del niño agresor

  • Presentar una actitud agresiva verbal o física hacia amigos e incluso hacia miembros de la familia. Insultan, amenaza o coaccionan y dicen mentiras sobre otras personas que pueden perjudicar a otros.
  • Muestran falta de empatía e incapacidad para ponerse en el lugar de otros. No tienen sentido de culpa o minimizan su actuación cuando hace daño a alguien.
  • Son impulsivos y no cuentan con estrategias no violentas para resolver conflictos. Justifican la violencia en las relaciones.
  • Se puede percibir que otros compañeros se mantienen silencioso o se retiran en presencia de ellos.
  • Muestran una baja capacidad de autocontrol y una baja tolerancia a la frustración. Tienen dificultad para seguir y cumplir normas.
  • Tiene objetos que no son suyos y no sabe explicar de dónde proceden.

 

 

El Bullying: ¿Cómo actuar en caso de detectarlo?

Lo que primero que hay que hacer en estos casos es identificar a la víctima y el agresor, ya que ambos sufren, y por lo tanto, ambos necesitan ser atendidos y tratados.


Si has detectado que tu hijo es víctima de bullying los primeros pasos a seguir son: 


  • Lo primero es no culpabilizarle a él ni sentirnos culpables como padres. Es necesario favorecer una comunicación abierta con él para que se sienta seguro y confiado, de modo que no se sienta solo y pueda contar sin restricciones lo que le pasa.
  • Hay que ponerse en contacto inmediatamente con la escuela, solicitando la ayuda de los profesores. Mantener un contacto fluido y continuado con el colegio para que nos vayan dando información sobre los pasos que van tomando.
  • Aconseja a tu hijo que ignore todo lo que pueda al agresor y recomiéndale que salga de la situación de acoso si corre peligro y vaya a un sitio donde haya un adulto.
  • Dale la oportunidad de establecer nuevas amistades fuera del contexto escolar, facilitándole la participación en actividades sociales en las que quiera participar.
  • Acude a un psicólogo si es necesario. En muchos casos, el acoso puede llevar ocurriendo mucho tiempo y ya ha podido generar secuelas psicológicas.

Si has detectado que tu hijo es el agresor en el bullying: 

  • No dejarse llevar por la culpabilidad como padres y déjale claro que no vais a permitirle conductas de ese tipo. Hazle ver que tendrá consecuencias y que deberá asumir su responsabilidad.
  • Muéstrate firme, pero al mismo tiempo ofrécele tu confianza y refuerza cualquier cambio positivo.
  • Hazle ver cómo se ha podido sentir la víctima, preguntándole cómo se sentiría él en su lugar para que reflexione sobre el daño causado.
  • Habla con la escuela de inmediato. Aunque a ningún padre le gusta tener que aceptar esta situación, es imprescindible mantener un contacto fluido con la escuela para solicitar ayuda y colaboración para solucionar el problema lo antes posible.
  • Acude al psicólogo, esta forma de actuar tiene un porqué y debe de ser diagnosticada.

Si has detectado que tu hijo es observador directo de un caso de bullying

  • Hazle ver que en ningún caso puede justificar o reforzar el acoso a un compañero, bien sea directamente o a través de la pasividad. Aprovecha para trabajar la empatía y favorece que muestre su discrepancia con los acosadores y que no refuerce en ningún caso los hechos.
  • Aprovecha para reforzar su moral y sus valores enseñándole que es importante ayudar a la víctima acercándose a ella discretamente y contándole su testimonio a algún profesor.

 

Organismos y plataformas de Apoyo contra el Acoso escolar 

Existen varios organismo y asociaciones de apoyo para las familias y niños que se encuentran en esta situación. Apóyate en ellas y en su experiencia.

  • Teléfono contra el acoso escolar: 900 018 018 Funciona las 24 horas durante todos los días del año. Las llamadas son atendidas por psicólogos, trabajadores sociales y juristas.
  • Ministerio de Educación protocolos de actuación de cada comunidad.
  • Save the Children 

La escuela es un espacio donde los niños deberían sentirse siempre seguros. El acoso escolar es violencia, no lo permitas.

En colaboración con 
Aroa Caminero Ruiz

Nuevas fechas para el curso “Educa bien, siéntete mejor”

Abierto el plazo de inscripción para la próxima edición:` 22 de febrero de 19h a 20,30h

 educacion-infantil

Objetivos: 

De una forma práctica y amena, se abordarán las Reglas de oro que hemos de seguir en la educación y relación con nuestros hijos.

Profundizaremos en los errores que podemos evitar. Abordaremos la resolución de los principales problemas: el establecimiento de hábitos, responsabilidades y autonomía personal de los hijos, las reglas de juego en casa, normas y límites, el diálogo, el papel que juega la autoestima, relación con el colegio, sexualidad, drogas, amigos…

 “El objetivo principal es experimentar una VIDA PLENA CON NUESTROS HIJOS”.

Contenidos: 

  1. MÓDULO 1: CONDUCTA y CONFLICTOS
    • Cómo se analizan los problemas de conducta
    • Por qué se producen y cómo se solucionan
    • Resolución de conflictos, afecto y apego por encima de todo…
  2. MÓDULO 2: NORMAS Y LÍMITES
    1. Cómo seleccionarlas, cómo ponerlas, cómo hacerlas cumplir…
  3. MÓDULO 3: AUTOESTIMA Y SENTIMIENTOS
    1. Autoestima: Qué es y cómo se favorece…
    2. Sentimientos: Culpa, Tristeza, desesperación, desesperanza…
  4. MÓDULO 4: COMUNICACIÓN Y ESTILOS EDUCATIVOS
    1. Consecuencias negativas de la sobreprotección, cómo no hacerlo…
    2. Estilos de autoridad, estilos de comunicación…

 El aprendizaje de una habilidad se adquiere con la práctica. Por eso el curso tiene un diseño eminentemente práctico, y se contará con todos los recursos pedagógicos que sean necesarios para el logro de los objetivos marcados.

La familia es el primer entorno social que enseña al niño las bases de la vida humana, en una dinámica de interacciones recíprocas basadas en la comunicación”.

  • LUGAR: Fundación Álava Reyes. C/ Caleruega  67, 28033 Madrid.
  • HORARIO: cuatro martes, de 19:00 a 20:30.
  • Nº DE PADRES: entre 6 y 10.
  • FORMADOR:  Psicólogo de la Fundación Álava Reyes.
  • PRECIO:  75€ por jornada.
  • CÓMO INSCRIBIRSE:
    • Por teléfono: 91 766 70 28
    • Por mail : info@alavareyes.com
  • FORMA DE PAGO:

Transferencia bancaria. CC: 2085 9980 99 0330068639 Entidad: Ibercaja. Titular: Álava Reyes Consultores SL

Los padres perfectos… ¿existen? Por Sara Ríos

¿Estaré siendo demasiado duro con él? ¿Será culpa mía que sea tan malo en los estudios? ¿Lo estaré haciendo bien? Continuamente, llegan a consulta padres excesivamente culpabilizados y desesperados por no ser capaces de ayudar a sus hijos, porque pierden la paciencia fácilmente con ellos o porque piensan que lo que les pasa a sus hijos se debe a comportamientos o comentarios de ellos.

padres perfectos

Es cierto que en ocasiones esto puede ser verdad, puede que pierdan los nervios rápidamente o que, de vez en cuando, les griten o pongan castigos excesivos. Sin embargo, cuando llegan muy preocupados por si están o no influyendo en el problema, lo primero que se le suele dejar claro, es que los padres NO SON PERFECTOS. De hecho, el ser humano por naturaleza no lo es. Todos perdemos los nervios en algún momento y, a veces es difícil aguantar las ganas de gritar a nuestros hijos.

Al nacer, los niños no vienen con un manual de instrucciones bajo el brazo, por lo que es normal que haya situaciones que no sepamos abordar correctamente, todos nos equivocamos. Además, hay situaciones que aunque un amigo nos cuente que con su hijo funciona, puede que con el nuestro no sea así. Por tanto, no hay que culpabilizarnos cuando no podemos pasar tiempo excesivo con ellos porque estamos trabajando, porque un día le damos más dulces de los que nos recomiendan, porque no hacemos lo mismo que hacían nuestros padres con nosotros,…

Sin embargo, es natural estar preocupados por no saber cómo manejar algunas situaciones. Lo primero a tener en cuenta, es la importancia que tiene reconocer esto ya que es un paso muy importante para detectar el problema y ponerle solución de una manera más efectiva.

A continuación, se proponen algunos consejos que son recomendables tener en cuenta a nivel general:

  • Cuanto más les gritamos y más nos enfadamos, peor nos sentimos nosotros y menos efectivo es. Por lo que intentemos estar en esos momentos serios y firmes pero sin entrar en discusiones ni gritos.
  • Igual que los padres no son perfectos, los hijos tampoco lo son. Por tanto, evitemos ponerles etiquetas negativas del tipo “eres un torpe”, “eres el peor de la familia”,…
  • Es importante poner límites y normas a los niños para que aprendan a autocontrolarse y a enfrentarse al mundo que les rodea lleno de normas.
  • A pesar de que a veces los niños tengan comportamientos negativos, es importante reforzarles cuando hacen las cosas bien. (“Me gusta mucho cuando me ayudas”, “¡qué bien lo haces!”, “¡Me gusta cuando te portas así de bien!”).
  • Cada niño es un mundo, por lo que a lo mejor lo que funciona para algunos, no es efectivo para otros, por lo que no hay que frustrarse si lo que nos recomiendan los demás que hagamos no nos funciona.

Finalmente, un último consejo: si, a pesar de intentar esto seguimos sintiéndonos inseguros con lo que hacemos o no somos capaces de controlar los gritos y lo pasamos mal, no hay que dudar en acudir a un especialista que nos ayudará a encontrar la solución. Pero recordemos: NO EXISTEN LOS PADRES PERFECTOS NI TAMPOCO LOS HIJOS PERFECTOS, así que no hay que ver como una debilidad pedir ayuda a un especialista; todo lo contrario, al hacerlo, lo que estamos intentando es ser buenos padres por preocuparnos en solucionar el problema y que el clima familiar sea mejor.

 

Sara Ríos GilSara Ríos Gil

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81