Dependencia emocional en la pareja. Por Leire Bullain

Es sorprendente ver como una persona es capaz de convivir con un maltratador o seguir casada con su verdugo. Es más, no solamente es la propia persona la que se encuentra encerrada en tal red sino que además los hijos también (si los tienen) sufren directamente las causas. Entonces, ¿qué es lo que le impide romper con ese infierno que se está viviendo? Es la dependencia emocional uno de los motivos por los que la ruptura en las relaciones insanas se hace aún más difícil.

Dependencia emocional

Dependencia emocional

 ¿Pero, qué es dependencia emocional?

 Hay situaciones en la vida en la que es normal sentirse más dependiente emocionalmente: muerte de un ser querido, quedarse sin trabajo, vivir situaciones traumáticas   Es normal sentirse más débil y buscar la protección de quién no rodea. Pero cuando se experimenta de forma excesiva e incluso sin existir situaciones complejas puede llegar a ser problemático.

 Seguro que has observado personas que:

  •   Les da miedo expresar su opinión ¿qué pensará su pareja?, ¿ y si le parece mal?
  • Si su pareja les propone algo dejan todas las actividades que están haciendo para acudir con ella.
  • Están anuladas.
  • Necesitan una constante atención por parte de su pareja, si no se sienten mal. En muchas ocasiones la atención es con insultos, faltas de respetopero es atención (al menos no se encuentra sola).
  • Harían cualquier cosa porque su pareja no les abandone. Solamente pensar en ello les produce un gran sufrimiento.
  • Necesitan saber en todo momento donde se encuentra su pareja, con quién está, qué hacesi no se encuentran mal.
  • Se sienten desamparadas cuando están solas.
  • Están la gran parte del tiempo preocupadas y tristes
  • Idealizan a su pareja y las escoge con unas características determinadas: ególatras, con gran seguridad en si misma, frías emocionalmente, etc
  • Se quieran y valoran poco.

 Pensamientos de este tipo les viene a la cabeza:

  • Sin ti no soy nadie
  • Todo lo que soy se lo debo a mi pareja
  • Qué voy a hacer sin mi pareja
  • Lo primero es mi pareja
  • Es lo mejor que he tenido en la vida
  • Mi pareja es quien lo sabe todo
  • Soy capaz de cualquier cosa con tal de estar con él

 En definitiva, esto se mantiene porque

  1. Tienen mucho miedo a estar solas: Atribuyen a la soledad una imagen negativa. La soledad como fruto de un fracaso en la relación, en un proyecto en vez de verla como una oportunidad  para conocerse y encontrarse con uno mismo. Es importante vivir con los demás pero es esencial aprender a vivir solo. Somos nosotros mismos la persona con la que estaremos toda la vida.
  2. Han vivido historias de relación de pareja gravemente desequilibradas, o una única relación que ha ocupado la mayor parte de su vida adulta. Experiencias de relaciones de pareja donde el otro se ha instalado en su vida y ha olvidado la suya propia: familia, amigos, conocidos, actividad tanto laboral como de ocioasumiendo como normal conductas que no lo son (faltas de respeto, insultos, vejaciones).
  3. Tienen una baja autoestima- se sienten anuladas por su pareja. No se sienten orgullosas de nada. Tienen una idea errónea sobre su persona y lo que valen. No han reparado en cuales son sus cualidades tanto positivas como negativas. No han dedicado tiempo así misma, a conocerse y valorarse. Esto les impide sentirse satisfechas consigo mismas.

 

Recuerda: Somos nosotros nuestros mejores amigos o enemigos. ¿Por qué no decides quererte?.

 

Leire Bullaín

Leire Bullaín

Si la situación nos desborda no esperemos a encontrarnos con un problema mayor, seamos prácticos y hagamos frente a la situación: en nuestra mano está pedir asesoramiento psicológico.

Leire Bullain: LinkedIn

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 91 083 77 81

lbullain@fundacionalavareyes.com

¿Qué puedo hacer ante las críticas? Por Paula Hernández

crítica-constructiva-1024x417Con frecuencia estamos expuestos a críticas por parte de otros, como pueden ser: “Tu actitud en el trabajo últimamente no ha sido buena”, “Creo que la ropa que llevas no es la adecuada para este evento”, “Con lo bien que cocinas, la comida de hoy no te ha salido muy buena”…

No siempre recibimos bien este tipo de comentarios, pero realmente ¿qué es una crítica?

Si acudimos a un diccionario, podríamos encontrar definiciones como las siguientes:

  1. Conjunto de opiniones o juicios que se hacen sobre cualquier asunto.
  2. Conjunto de opiniones o juicios negativos y contrarios que se hacen sobre una cosa.
  3. Conjunto de opiniones o juicios técnicos que se hacen sobre una obra artística o del conocimiento.

En ocasiones, olvidamos que los demás también tienen derecho a expresar sus opiniones, aunque no siempre lo hagan como nos gustaría y esto nos lleve a no reaccionar de la mejor manera ante ello.

Crítcas Mafalda

¿Qué podemos hacer? 

En primer lugar, es fundamental que detectemos lo antes posible señales de ansiedad que aparecen ante este tipo de comentarios para poder poner en marcha estrategias como respirar hondo o utilizar lo que los psicólogos llamamos autoinstrucciones, es decir, darnos mensajes a nosotros mismos para guiar nuestro comportamiento hacia donde nos interesa, si lo que queremos es tranquilizarnos, podemos decirnos frases como: “Tranquilo”, “Calma, no voy a dejar que este comentario me afecte”, “Venga, no le hagas caso”.

En segundo lugar, no podemos olvidar que para evitar reacciones o emociones negativas es fundamental emplear técnicas asertivas, es decir, técnicas que nos permiten poner en marcha conductas que son habilidosas socialmente, cuyo objetivo es conseguir expresar nuestros sentimientos, opiniones, deseos, pero respetando los de nuestro interlocutor. Existen muchas técnicas asertivas. Una de las que podemos utilizar para enfrentarnos de forma correcta a las críticas es la aserción negativa, consiste en reconocer nuestros errores, sin enfadarnos, sin justificarnos ni disculparnos, como por ejemplo: “Tienes razón, la comida no me ha salido muy buena”.

En tercer lugar, tenemos que diferenciar de qué tipo de crítica se trata, puesto que no responderemos igual si la persona o crítica es importante, que si no nos interesa o no es una crítica verdadera. Podemos verlo con el siguiente ejemplo: Te has pasado la mañana en la cocina preparando la comida y tus comensales critican tu comida. 

  • No es una crítica verdadera: “La comida no te ha salido nada bien, se nota que la has hecho deprisa y corriendo”. Ante esto podemos explicar nuestro punto de vista y autoafirmarnos en nuestra opinión. “Esto que comentas no es cierto, ya que me he pasado la mañana haciendo la comida y he seguido los pasos que sigo siempre, yo creo que esta buena”.
  • No nos interesa la persona o la crítica. Si la persona que hace la crítica respecto a nuestra comida, es alguien que no nos interese especialmente, podríamos ir retirando la atención y salir de la situación, por ejemplo, podríamos decirle “Lo tendré en cuenta para la próxima vez” o “Es posible que tengas razón” y a la vez ir retirando la mirada e ir alejándonos.
  • La persona o crítica son importantes. Cuando la persona que nos hace la crítica sobre que la comida no ha salido bien es alguien que nos importa, por ejemplo, un buen amigo, podríamos hacer lo siguiente: conseguir más información mediante preguntas para concretar la crítica y enriquecernos con ella. Por ejemplo “¿Qué quieres decir con que la comida no me ha salido bien?”, “¿En qué te parece que podría mejorar?”, “¿Qué hay de diferente en la comida de hoy respecto a la de otros días?

Por último, existen ciertos componentes que no debemos olvidar como:

  • No contraatacar con otra crítica.
  • Escuchar sin interrumpir.
  • No negar ninguna critica en principio.

Ahora que ya tenemos unas nociones de cómo hacer frente a las críticas, no nos olvidemos de ponerlo en práctica ante el primer indicio!

Paula HernándezPaula Hernández García

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 

91 083 77 81

phernandez@fundacionalavareyes.com