1 de cada 3 mujeres no está a gusto con su pecho. Colaboración de David Lanzas con ZEN de el diario El Mundo

Pese al estigma social y a cierta desmesura en el aumento, hay mujeres que recuperan la identidad y la autoestima tras pasar por el quirófano

En primavera y verano las cirugí­as estéicas se incrementan un 30% con respecto a otras épocas porque las vacaciones facilitan el postoperatorio

“No me he operado el pecho para que me miren el escote y digan ‘qué tetas más grandes tiene’. Ha sido una decisión meditada y la he tomado para sentirme mejor conmigo misma”. Beatriz (29) confiesa ser una mujer nueva tras haberse sometido a una intervención de cirugía estética. Esta valenciana cuenta que en todo momento ha sido consciente del riesgo de meterse en un quirófano. Trató de informarse lo máximo posible, se entrevistó con varios cirujanos antes de decantarse por el que “sintió más feeling” y ella misma decidió el tamaño de sus implantes. “La moda era unas prótesis descomunales pero yo quería un busto natural. Ahora soy una mujer más segura y ya no siento vergüenza en la playa”.

La salud, define la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por este motivo, los profesionales consultados por ZEN critican la banalización de la cirugí­a estética. “Es un tema lo suficientemente importante como para no juzgarlo de una manera frí­vola”, opina el doctor Javier Mato Ansorena, cirujano plástico con más de 1.000 prótesis implantadas en sus tres décadas de trayectoria. “He realizado numerosos estudios durante mi carrera y puedo concluir que al mes de la intervención las mujeres ya sienten el pecho como suyo. Además de su imagen cuando se miran al espejo, la mayoría mejoran su autoestima y las relaciones sexuales”.

Según el estudio Aumento de pecho: las españolas opinan, de la compañí­a farmacéutica Allerganuna de cada tres mujeres reconoce no sentirse a gusto con su pecho. El principal motivo es que tienen poco (39%) y casi la mitad (46%) afirma haberse sentido acomplejada por el tamañoo de su busto alguna vez. De hecho, una de cada 10 se plantea operarse para sentirse mejor.

La Sociedad Española de Cirugí­a Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) sitúa la cirugía de mama encabezando el ranking de intervenciones estéticas más demandadas, con un 40,5% del total. “Tres de cada cuatro corresponde a un aumento o elevación” -datos del año 2014, último informe realizado, pues se actualizan cada cuatro años-.

En primavera y verano existe un repunte. El número de intervenciones se incrementa alrededor de un 30% en abril y mayo respecto a otras épocas del año. Los motivos, indica el Secpre, son “que, al llegar las vacaciones, haya concluido adecuadamente el postoperatorio y que a éste no le afecte la mayor exposición al sol”.

Cómo detectar un buen profesional

La secretaria general de esta organización, Ana Jiménez, indica que la principal referencia de un profesional es su acreditación como Especialista en Cirugí­a Plástica, Estética y Reparadora, el único tí­tulo oficial de especialidad que lleva “estética” en su denominación. “Esto nos garantiza su adecuada formación oficial, con tí­tulo reconocido por el Ministerio de Sanidad”.

En cuanto al centro, la profesional recomienda que la operación sea “siempre” -y enfatiza en esta palabra- en hospitales y/o clí­nicas grandes, que además de quirófano y habitaciones tengan UVI para cualquier eventualidad que pudiera suceder. “Es el aval para que, si surge alguna complicación, se pueda solucionar”. El doctor Jesús Benito Ruiz, director de Antiaging Group Barcelona y vicepresidente de la Secpre, añade: “La decisión ha de ser individual y no basada en recomendaciones o influencias de terceros. Lo fundamental es que el cirujano plástico haga una buena indicación, es decir, el implante adecuado al paciente, y también la sincroní­a entre la expectativa y el resultado final”.

Tamara (28) entró al quirófano sin saber la talla con la que iba a salir. “Dudaba entre una más o una menos”. Ahora reconoce usar menos escote que antes. “Yo no tení­a un complejo de morirme, es más, cuando consulté con distintos cirujanos muchos me decían que tení­a el pecho muy bonito y por qué me operaba. Pero tení­a claro que quería mejorar y, si no lo habí­a hecho antes, era por la opinión de mis padres”. Dice estar encantada con el resultado y lo volvería a hacer, sin embargo, piensa que quizá se pasó. “Me vendieron que era una operación sencilla, de dos horas, y que la mayoría de chicas se arrepentían de haberse quedado cortas”.

¿Por qué entrar en quirófano voluntariamente?

“Detrás de ésta y de otras operaciones de estética hay un problema de autoestima. En estos casos la mujer intentará paliar su inseguridad (problema interno) con una intervención quirúrgica (solución externa). Lo que suele ocurrir es que una vez se habitúa vuelve la sensación de inseguridad, ya que el problema real no es una cuestión de talla”, asevera David Lanzas, psicólogo de Ãlava Reyes, que explica el impulso de una mujer a aumentarse el busto por diferentes causas. “Una cierta sensación de frustración” con esta parte de su cuerpo por un pecho poco desarrollado serí­a una de las principales. Pero hay más.

“Después de una ruptura amorosa hay personas que intentan resurgir a través de un cambio estético. En pequeñas dosis, como un corte o cambio del color de pelo, es sano, ya que ayuda a marcar que empiezas de nuevo. Cuando esa transformación implica una cirugí­a estamos ante algo desproporcionado, ya que el dolor por una pérdida es pasajero y los resultados de una intervención quirúrgica no”. También alude a la presión social. “Por una cuestión de aprendizaje, el perfeccionismo puede estar detrás de un implante de pecho“.

El mayor impacto se da a nivel de identidad y de autoestima, prosigue el profesional. “Si una pareja te exige retoques estéticos como requisito para estar contigo, quizás lo que menos haya que cambiar sea el pecho”, zanja el psicólogo. El citado estudio de Allergan recoge que dos de cada 10 mujeres se operarán por esta razón. Los prejuicios sociales son otro aspecto analizado. El 23% de las mujeres reconoce haber criticado a quien decide aumentarse el pecho.

“Antes se operaban más jóvenes, a partir de los 18. Ahora a todas las edades, si bien es más común entre los 23 y 26 por mamas pequeñas y entre 35 y 45 para corregir atrofias tras ser madre“, revela Antonio Tapia, uno de los cirujanos plásticos más reconocidos de España, que en su largo camino profesional ha notado un avance inmenso en las prótesis mamarias. “Nunca puedes asegurarlo al 100%, pero cada vez son más seguras. Casos alarmantes como los del fabricante francés Poly Implant Prothé se (PIP) es difícil que vuelvan a darse porque el gel actual está encapsulado. Pero sí­ existe una guerra de piratas en la que todo vale para competir”. Aconseja no dejarse llevar sólo por el precio: “Por debajo de 5.000 o 6.000 euros, dudaría de la calidad”.

María del Pilar (47) decidió pasar por el quirófano tras tener su segunda hija. “Me quedé embarazada del primero a los 15 años, el pecho me creció demasiado y, cuando pasaron unos meses, se quedó totalmente vací­o, con mucho pellejo”. Al iniciar otra relación le avergonzaba mostrar su cuerpo en la intimidad. “Parecí­a el busto de una anciana de 90 años”. Hace ya mucho tiempo que se operó, pero mantiene una vigilancia constante de las prótesis. “No es todo de color rosa. Pasó un dolor tremendo y estuve una semana dependiendo de otra persona porque no podí­a levantar los brazos. Ahora no puedo dormir boca abajo y algunos ejercicios ni los puedo hacer porque me molesta, pero aún así­ me cambió la vida”.

La dura realidad del cáncer

La doctora Isabel de Benito ha detectado casos de cáncer de mama entre mujeres muy jóvenes que querí­an aumentarse el busto. “Pese a la enorme tristeza con la que han salido de mi consulta, gracias a esta mamografía han descubierto la enfermedad a tiempo”.

Marí­a del Socorro (57) superó un cáncer y decidió voluntariamente extirparse el otro pecho para evitar riesgos. “Estás hundida, te quedas con un hoyo y cuando la oncóloga te pone el ejemplo de Luz Casal y te plantea la reconstrucción hasta te da miedo”. En estos casos la Seguridad Social financia la intervención. “Lo más doloroso fue el expansor que me pusieron para que la piel radiada se fuera estirando. Mis implantes son anatómicos, más naturales que los redondos. Te tatúan el pezón siguiendo el tuyo como modelo”.

Esta paciente optó por la silicona en lugar del colágeno, la extracción de su propia piel para el implante. “El problema es que te pueden quedar bultos y eso a las mujeres que hemos pasado por una experiencia así­ nos obsesiona”. No ha recuperado su talla original pero se encuentra mejor que cuando llevaba una bolsa de silicona en el sujetador. “Pesaba muchísimo y no te podí­as bañar en la playa. No queda tan bonito como cuando te operas por estética, pero por lo menos tienes tu pecho“.

* Los apellidos de las pacientes que han colaborado en este reportaje se han omitido por respeto a su privacidad.

Tipos de implantes

TIPOS Y COLOCACIÓN

Los redondos tienden a aumentar la plenitud completa. Los anatómicos -en forma de pera y con tres dimensiones- se han diseñado para reflejar el perfil de una mama natural. Pueden colocarse bajo el músculo pectoral o sobre el músculo y bajo la glándula, en función del grosor del tejido mamario.

INCISIONES

Existen tres posibles puntos: periareolar -borde de la areola-, axilar o inframamario  -en el pliegue bajo la mama-.

PREGUNTAS

Algunos de los miedos más frecuentes son los cambios de las prótesis pasados los años, la posibilidad de dar el pecho a los hijos o los dolores postoperatorios. Irene (37) se quedó embarazada al mes de la intervención y dio el pecho a su bebé sin problema aunque no se lo recomendaban. “Simplemente, ocurrió así­ y no tuve ningún problema”. El cirujano Antonio Tapia afirma que la revisión de una prótesis debería ser de por vida. “El material ya es tan seguro que no es necesaria su renovación cada 10 años, como se pensaba”. Recomienda un má­ximo de 10 días de baja tras la operación y moderar el ejercicio: “El mes después de la operación sólo de cintura para abajo, actividades como la bicicleta estática”.

*Fuente de la infografía: Allergan

 

FUENTE DEL ARTÍCULO: revista ZEN

Silvia Álava en Jueves en Familia en la Dirección General de la Familia y el Menor de Madrid: jueves 27 a las 18h

El Director General de la Familia y el Menor, Alberto San Juan Llorente, tiene el placer de invitarle a la charla “Los niños y las nuevas tecnologí­as. Resolviendo dudas sobre su uso”, impartida por la psicóloga Silvia Álava Sordo, Directora del Área Infantil del Centro de Psicología Álava Reyes, especialista en Psicología Clí­nica y Educativa y Psicoterapia, y autora de los libros “Queremos Hijos Felices, Lo que nunca nos enseñaron”, y “Queremos que crezcan felices”.

Jueves en familia - Silvia Álava

Estamos ante una nueva generación de niños que son “nativos tecnológicos”. Desde que nacen tienen acceso a móviles inteligentes, tabletas y ordenadores, ven a sus padres trabajar y divertirse con ellos, y están acostumbrados a utilizarlos desde bien pequeños. Pero, ¿sabemos los padres cómo debemos actuar ante esta nueva forma de ocio?, ¿Conocemos los efectos que pueden llegar a tener en el desarrollo de nuestros hijos?  En esta charla resolveremos dudas de cómo gestionar las nuevas tecnologías, las edades apropiadas de uso, y qué pautas seguir al respecto.

FECHA: 27 de abril de 2017, de 18.00-19.30

LUGAR: Dirección General de la Familia y el Menor

C/Gran vía 14, planta baja

Entrada gratuita. Aforo limitado.

Se ruega confirmación en el correo dgfm@madrid.org

“Las mentiras. ¿Por qué? y ¿Para qué?” Conferencia de Mª Jesús Álava en O Barco

El problema de la mentira será el eje principal de la próxima charla de los XVI Encontros Familia-Escola, que organizan la asociación socio-educativa Vagalume y el Concello de O Barco. Será el 26 de abril, a partir de las 19,30 horas, en el Teatro Lauro Olmo. El miércoles próximo, la psicóloga Marí­a Jesús Álava Reyes ofrecerá la exposición que tituló: “Las mentiras. ¿Por qué? y ¿para qué?”.
El tema guarda relación con el último libro publicado por la ponente: “La verdad de la mentira”. Antes, María Jesús Álava publicó otros muchos libros, como “El no también ayuda a crecer”, “La inutilidad del sufrimiento” o “Las tres claves de la felicidad”.
La actual edición de los Encontros Familia-Escola fue denominada “Neurociencia do comportamento” y consta de seis conferencias, siendo la de Alava Reyes la tercera.

Doce pautas para que el castigo a los niños no sea un castigo y sea más efectivo. Colaboración con La Opinión de Murcia

El objetivo final a la hora de corregir un mal comportamiento debe ser educar a los pequeños

castigar-ninos

La conveniencia o no de los castigos en los niños es un debate antiguo y controvertido. Mientras algunos no son partidarios de recurrir a ellos, otros expertos en educación infantil consideran que sí pueden ser útiles en determinados casos. Apuntan, no obstante, que es necesario cambiar con refuerzo positivo el concepto de castigo.

La opción más adecuada es plantear la situación no como un castigo sino como una oportunidad que se ofrece al niño para elegir portarse bien o no portarse mal y ganarse así­ algo especial”, señala la psicóloga infantil Silvia Álava. “Si el niño se porta mal y no puede hacer algo que le gusta no se debe trasladar al menor la idea de que se trata de un castigo sino que el mensaje es que no se lo ha ganado”, señala.

En cualquier caso, los expertos señalan para que un castigo resulte realmente efectivo y consiga el efecto buscado es necesario que los padres sigan una serie de pautas y tengan en cuenta estas consideraciones:

  1. No recurrir de forma constante a los castigos. Si se castiga por y con todo al niño éste puede entrar en un estado de desmotivación y el efecto conseguido ser el opuesto al deseado. Aplicar un castigo debe ser algo excepcional, no la norma. “Muchos padres abusan del castigo, confundiéndolo con buena educación. Con ello consigue que la situación empeore cada vez más”, señala Álava.
  2. El castigo debe ser inmediato. Si el castigo no se realiza al momento y se aplaza unos días se corre el riesgo de olvidar ejecutarlo o que el niño ni recuerde el motivo además de que se pierde la posibilidad de que el niño se porte bien hasta que llegue el día del castigo.
  3. El castigo no debe ser muy largo. No es viable, por ejemplo, imponer un mes de castigo porque los padres no van a poderlo mantener y el niño puede considerar que si ya está castigado durante un tiempo largo no hay motivo para portarse bien.
  4. El castigo debe ser proporcionado. A menudo los padres caen en el error de dejarse llevar por el enfado inicial y recurren a una extrema severidad, imponiendo un castigo a todas luces desproporcionado.
  5. Castigos proporcionales a la edad del pequeño. Debemos tener en cuenta la edad del niño a la hora de aplicar un castigo. Hay que tener claro que no es lo mismo pedir una cosa a un menor de 3 años que a uno de 9.
  6. No castigar a toda la familia. Los castigos deben afectar exclusivamente al niño o niña que se han portado mal. No es conveniente que su castigo se extienda también a sus hermanos ni a la familia en general.
  7. Evitar los gritos. Gritar a un niño nunca es conveniente, tampoco a la hora de aplicar un castigo. Los padres somos un ejemplo para los hijos, de manera que si recurrimos de forma habitual a los gritos, los pequeños de la casa se acostumbrarán y recurrirán también a ellos en sus relaciones con nosotros, con sus hermanos, amigos…
  8. El bienestar de los niños, lo primero. Los castigos no deben suponer jamás un daño fí­sico para el niño. Tampoco deben humillar o afectar al bienestar o a la autoestima de los pequeños.
  9. Argumentar el motivo del castigo. Es necesario que expliquemos a los niños por qué se les castiga. Como indicábamos en estas lí­neas, no obstante, hay que intentar evitar la palabra ´castigo´. Es mejor argumentar que se trata de una oportunidad que damos a los pequeños para elegir portarse bien y obtener así una recompensa.
  10. No prometer regalos si se porta bien. Cuando hablamos de ofrecer una recompensa, los expertos señalan que no debe ser algo material, ya que sino les estaremos acostumbrando a obtener premios por conductas que deberán salir de forma natural. Los especialistas en educación infantil señalan que las recompensan deben ser por ejemplo jugar a su juego favorito, preparar su comida favorita, transmitirle nuestras felicitaciones por lo bien que se ha portado, dedicarle unas caricias y una gran sonrisa…
  11. Elogios cuando se porta bien. Debemos reforzar con mensajes positivos a nuestro hijo cuando se porta bien o realiza alguna acción positiva. El elogio reconforta la confianza de los pequeños, aunque también hay que destacar que tampoco es bueno sobrepasarse con constantes halagos.
  12. No prestarle atención cuando se porta mal. A menudo cometemos el error de centrarnos en el hijo que se porta mal, convirtiéndole en el centro de nuestra atención. Esta actitud puede provocar que el niño automatice su mal comportamiento para llamar de forma constante la atención de los padres. Una mala actitud es más fácil cambiarla si la ignoramos, mientras si por el contrario, una buena conducta es reforzada con elogios y premios.

Nuevas fechas para el curso “Educa bien, siéntete mejor”

Abierto el plazo de inscripción para la próxima edición:` 22 de febrero de 19h a 20,30h

 educacion-infantil

Objetivos: 

De una forma práctica y amena, se abordarán las Reglas de oro que hemos de seguir en la educación y relación con nuestros hijos.

Profundizaremos en los errores que podemos evitar. Abordaremos la resolución de los principales problemas: el establecimiento de hábitos, responsabilidades y autonomía personal de los hijos, las reglas de juego en casa, normas y límites, el diálogo, el papel que juega la autoestima, relación con el colegio, sexualidad, drogas, amigos…

 “El objetivo principal es experimentar una VIDA PLENA CON NUESTROS HIJOS”.

Contenidos: 

  1. MÓDULO 1: CONDUCTA y CONFLICTOS
    • Cómo se analizan los problemas de conducta
    • Por qué se producen y cómo se solucionan
    • Resolución de conflictos, afecto y apego por encima de todo…
  2. MÓDULO 2: NORMAS Y LÍMITES
    1. Cómo seleccionarlas, cómo ponerlas, cómo hacerlas cumplir…
  3. MÓDULO 3: AUTOESTIMA Y SENTIMIENTOS
    1. Autoestima: Qué es y cómo se favorece…
    2. Sentimientos: Culpa, Tristeza, desesperación, desesperanza…
  4. MÓDULO 4: COMUNICACIÓN Y ESTILOS EDUCATIVOS
    1. Consecuencias negativas de la sobreprotección, cómo no hacerlo…
    2. Estilos de autoridad, estilos de comunicación…

 El aprendizaje de una habilidad se adquiere con la práctica. Por eso el curso tiene un diseño eminentemente práctico, y se contará con todos los recursos pedagógicos que sean necesarios para el logro de los objetivos marcados.

La familia es el primer entorno social que enseña al niño las bases de la vida humana, en una dinámica de interacciones recíprocas basadas en la comunicación”.

  • LUGAR: Fundación Álava Reyes. C/ Caleruega  67, 28033 Madrid.
  • HORARIO: cuatro martes, de 19:00 a 20:30.
  • Nº DE PADRES: entre 6 y 10.
  • FORMADOR:  Psicólogo de la Fundación Álava Reyes.
  • PRECIO:  75€ por jornada.
  • CÓMO INSCRIBIRSE:
    • Por teléfono: 91 766 70 28
    • Por mail : info@alavareyes.com
  • FORMA DE PAGO:

Transferencia bancaria. CC: 2085 9980 99 0330068639 Entidad: Ibercaja. Titular: Álava Reyes Consultores SL

Los padres perfectos… ¿existen? Por Sara Ríos

¿Estaré siendo demasiado duro con él? ¿Será culpa mía que sea tan malo en los estudios? ¿Lo estaré haciendo bien? Continuamente, llegan a consulta padres excesivamente culpabilizados y desesperados por no ser capaces de ayudar a sus hijos, porque pierden la paciencia fácilmente con ellos o porque piensan que lo que les pasa a sus hijos se debe a comportamientos o comentarios de ellos.

padres perfectos

Es cierto que en ocasiones esto puede ser verdad, puede que pierdan los nervios rápidamente o que, de vez en cuando, les griten o pongan castigos excesivos. Sin embargo, cuando llegan muy preocupados por si están o no influyendo en el problema, lo primero que se le suele dejar claro, es que los padres NO SON PERFECTOS. De hecho, el ser humano por naturaleza no lo es. Todos perdemos los nervios en algún momento y, a veces es difícil aguantar las ganas de gritar a nuestros hijos.

Al nacer, los niños no vienen con un manual de instrucciones bajo el brazo, por lo que es normal que haya situaciones que no sepamos abordar correctamente, todos nos equivocamos. Además, hay situaciones que aunque un amigo nos cuente que con su hijo funciona, puede que con el nuestro no sea así. Por tanto, no hay que culpabilizarnos cuando no podemos pasar tiempo excesivo con ellos porque estamos trabajando, porque un día le damos más dulces de los que nos recomiendan, porque no hacemos lo mismo que hacían nuestros padres con nosotros,…

Sin embargo, es natural estar preocupados por no saber cómo manejar algunas situaciones. Lo primero a tener en cuenta, es la importancia que tiene reconocer esto ya que es un paso muy importante para detectar el problema y ponerle solución de una manera más efectiva.

A continuación, se proponen algunos consejos que son recomendables tener en cuenta a nivel general:

  • Cuanto más les gritamos y más nos enfadamos, peor nos sentimos nosotros y menos efectivo es. Por lo que intentemos estar en esos momentos serios y firmes pero sin entrar en discusiones ni gritos.
  • Igual que los padres no son perfectos, los hijos tampoco lo son. Por tanto, evitemos ponerles etiquetas negativas del tipo “eres un torpe”, “eres el peor de la familia”,…
  • Es importante poner límites y normas a los niños para que aprendan a autocontrolarse y a enfrentarse al mundo que les rodea lleno de normas.
  • A pesar de que a veces los niños tengan comportamientos negativos, es importante reforzarles cuando hacen las cosas bien. (“Me gusta mucho cuando me ayudas”, “¡qué bien lo haces!”, “¡Me gusta cuando te portas así de bien!”).
  • Cada niño es un mundo, por lo que a lo mejor lo que funciona para algunos, no es efectivo para otros, por lo que no hay que frustrarse si lo que nos recomiendan los demás que hagamos no nos funciona.

Finalmente, un último consejo: si, a pesar de intentar esto seguimos sintiéndonos inseguros con lo que hacemos o no somos capaces de controlar los gritos y lo pasamos mal, no hay que dudar en acudir a un especialista que nos ayudará a encontrar la solución. Pero recordemos: NO EXISTEN LOS PADRES PERFECTOS NI TAMPOCO LOS HIJOS PERFECTOS, así que no hay que ver como una debilidad pedir ayuda a un especialista; todo lo contrario, al hacerlo, lo que estamos intentando es ser buenos padres por preocuparnos en solucionar el problema y que el clima familiar sea mejor.

 

Sara Ríos GilSara Ríos Gil

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81

“La Vida es demasiado importante como para tomársela en serio” (Oscar Wilde) Por Gema Valenzuela

Deseo invitarte a realizar un ejercicio conmigo. Siéntate cómodamente y sigue leyendo. Inspira profundamente…

felicidad

Recuerda aquella canción que siempre que la escuchas te saca una sonrisa. Aquella que te transporta a ese viaje tan especial que hiciste hace unos años pero puedes recordar como si fuera ayer. Aquella que por un momento, saca lo mejor de ti. La que te hace olvidar lo que desafinas y mete tu vergüenza en un cajón.

Mejor que recordar, ponte a escucharla.

¿Qué ha ocurrido dentro de ti? ¿Cómo te encuentras?

El objetivo de este sencillo ejercicio consiste en hacerte sentir mejor por un instante. Claro que te sigue agobiando lo que te agobia, preocupando lo que te preocupa y dándote miedo lo que te da miedo. Pero por un momento todo eso se ha hecho más pequeño porque han aparecido emociones agradables dentro de ti.

Durante muchos años la Psicología se ha centrado en el estudio de otro tipo de emociones tales como la tristeza, la rabia o la culpa. Esto es lógico teniendo en cuenta el sufrimiento que pueden generar.

Pero, ¿cuál es la importancia de las emociones positivas y su estudio dentro de la Psicología? ¿Qué nos aporta este conocimiento? ¿Podrían estas emociones ejercer un impacto importante sobre nuestra salud física?

La Psicología Positiva, definida como: “El estudio científico del funcionamiento humano óptimo” (Ken Sheldon, Barbara Frederickson, Kevin Rathunde, Mike Csikszentmihalyi, Jon Haidt, 1999) puede responder a estas y otras preguntas relacionadas con el bienestar del ser humano.

Una de las emociones más estudiadas dentro de esta corriente es el sentido del humor. Para Martin Seligman, gran investigador y divulgador de la Psicología Positiva, es una de las fortalezas del ser humano. Sin duda, esta capacidad y la risa como su máxima expresión, es una de las experiencias más placenteras para el ser humano.

¿Sabías que, además, tiene efectos directos sobre nuestra salud?

El Doctor Lee Berk, profesor de patología en la Universidad de Loma Linda, en California, realizó una serie de estudios que incluían el análisis de muestras de sangre en sujetos antes y después de visionar vídeos cómicos y los compararon con las de un grupo que no los visionó. Berk descubrió importantes reducciones en las concentraciones de hormonas de la tensión y un incremento en la respuesta inmune de quienes vieron los videos. Otros efectos del humor sobre nuestra salud son:

  • La risa disminuye el estrés y la ansiedad.
  • El sentido del humor fomenta el buen ánimo que ayuda a sobrellevar una enfermedad.
  • Previene algunas enfermedades mentales como la Depresión.
  • El sentido del humor contribuye a tener una percepción menor de dolor subjetivo.
  • Es potenciador de otras emociones positivas.
  • Fomenta las relaciones sociales positivas, nos acerca a otras personas y nos hace parecer más atractivos.

  ¡Recuerda!: El mejor propósito para el 2017 puede ser aumentar tu sentido del humor. Rodéate de gente que te haga reír y hazlo también de ti mismo de vez en cuando. Nunca mejor dicho podemos decir que la risa es “la mejor medicina”.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=VgZweZlqAq0]

Gema ValenzuelaSi quieres realizar alguna consulta, o crees que necesitas mejorar tu estado de ánimo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Gema Valenzuela

Psicóloga Sanitaria

LinkedIn

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81 91 083 77 81

La Herida que Sana. Por David Lanzas

Hoy vamos a hablar de heridas. Seguramente te hayas caído un par de veces antes de montar en bicicleta con soltura y, puede que no lo recuerdes, pero tus manos se han desollado más veces de lo que te gustaría admitir. Yo, por ejemplo, tengo una cicatriz en la rodilla que me recuerda que no es buena idea tirarme de cabeza en el tobogán del parque. Evidentemente ya no tengo edad de subirme al tobogán, pero si lo volviera a hacer (no lo descarto), mi cicatriz, mi querida cicatriz, estaría ahí para decirme, con su silencio, cómo caer con los pies en el suelo.
Es curioso como las heridas forman parte de nuestra historia, la herida del dedo que te recuerda que el ajo se corta con un cuchillo más pequeño, la de la barbilla que te dice que ya es hora de cambiar la cuchilla de afeitar, el chichón que te grita “levanta la cabeza del móvil y esquiva esa farola” o la cicatriz de apendicitis que te llevó a estudiar medicina. Son muchas las heridas, cicatrices, contusiones y brechas que componen nuestra historia y todas ellas tienen dos cosas en común: Duelen y nos enseñan algo.

el-mundo-es-de-los-valiente David Lanzas

La mayoría de pacientes acuden a consulta deprimidos o ansiosos, sintiéndose poco válidos, perdidos y con una amalgama de emociones que en ocasiones les supera. Son muchos los que temen caerse y sangrar. Convencidos de que lo más sensato es permanecer en un entorno seguro, acuden en busca de lo que ellos describen como “aumentar la autoestima”. Quizás, al principio, les cueste entender que para crecer primero hay que tolerar el fracaso y que esto es muy difícil si hemos construido una red de seguridad que nos protege de cualquier frustración. ¿El resultado? Personas profundamente inseguras.
Vivimos rodeados de mensajes que nos dicen que tenemos que triunfar en todo, estar contentos y que si algo malo sucede será insoportable. Casi sin darnos cuenta, vivimos con miedo a caernos. Fruto de este miedo nos cuesta iniciar proyectos nuevos, intentar cosas que en su día fallaron o perdonar a personas que nos hicieron daño. “No te muevas, no corras riesgos, puedes caerte y te dolerá” Así, día tras día, somos presa del miedo, miedo a fallar, a perder, a amar, en definitiva, miedo a vivir.

Esta dificultad para permitirnos caernos y lastimarnos nos deja paralizados, sin asumir riesgos y a la espera de que las cosas buenas vengan por si solas, dejamos la vida al azar y, gobernados por la ansiedad, nos perdemos una gran cantidad de aprendizajes (y heridas) que nos harían más fuertes. El hueso se convierte en cristal.

Aquí tienes 5 situaciones típicas en las que el miedo a herirnos suele estar a la base.

  • Tras una ruptura amorosa, consideras que la búsqueda de una nueva pareja solo traerá dolor.
  • Dejas escapar oportunidades en las que el éxito no está asegurado.
  • Evitas cualquier situación en la que no te consideres del todo competente.
  • No expresas tu opinión en público.
  • Te cuesta tomar decisiones y las pospones constantemente.

Si te has sentido identificado en alguna de estas situaciones quizás vaya siendo hora de romper esa red de seguridad y exponerte a la frustración, tu autoestima te lo agradecerá. Como en tantas otras áreas de la vida, la recompensa raramente llega sin esfuerzo. Si sudas en el gimnasio para mantenerte en forma, ¿Por qué con la autoestima iba a ser diferente?

Salta, toma la siguiente oportunidad y si te caes, no te preocupes, acabaras levantándote.
El dolor es momentáneo, la herida cicatrizará y el próximo salto será más alto.
Adelante, el mundo es de los valientes.

david-lanzasDavid Lanzas Fernández-Martos

Psicólogo Sanitario

LinkedIn

dlanzas@fundacionalavareyes.com

Fundación María Jesús Álava Reyes: 91 083 77 81

 

“La felicidad y la infelicidad dependen de nosotros, no de los demás…” Mª Jesús Álava en el club del diario Faro de Vigo

FARO - María Jesús Álava Reyes

MARTA G. BREA. 30.11.16, VIGO (C.AREAL).- CHARLA – CONFERENCIA DE LA PSICOLOGA MARIA JESUS ALAVA REYES, PRESENTADA POR LA EXCONSELLEIRA PILAR FARJAS.

“La felicidad y la infelicidad dependen de nosotros, no de los demás…”

Abre el archivo adjunto para leer el resto de la noticia en el diario Faro de Vigo, que se hace eco de la presentación del Libro de Mª Jesús Álava “La Verdad de la Mentira” en la ciudad gallega: Faro de Vigo