1 de cada 3 mujeres no está a gusto con su pecho. Colaboración de David Lanzas con ZEN de el diario El Mundo

Pese al estigma social y a cierta desmesura en el aumento, hay mujeres que recuperan la identidad y la autoestima tras pasar por el quirófano

En primavera y verano las cirugí­as estéicas se incrementan un 30% con respecto a otras épocas porque las vacaciones facilitan el postoperatorio

“No me he operado el pecho para que me miren el escote y digan ‘qué tetas más grandes tiene’. Ha sido una decisión meditada y la he tomado para sentirme mejor conmigo misma”. Beatriz (29) confiesa ser una mujer nueva tras haberse sometido a una intervención de cirugía estética. Esta valenciana cuenta que en todo momento ha sido consciente del riesgo de meterse en un quirófano. Trató de informarse lo máximo posible, se entrevistó con varios cirujanos antes de decantarse por el que “sintió más feeling” y ella misma decidió el tamaño de sus implantes. “La moda era unas prótesis descomunales pero yo quería un busto natural. Ahora soy una mujer más segura y ya no siento vergüenza en la playa”.

La salud, define la Organización Mundial de la Salud (OMS), es un “estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por este motivo, los profesionales consultados por ZEN critican la banalización de la cirugí­a estética. “Es un tema lo suficientemente importante como para no juzgarlo de una manera frí­vola”, opina el doctor Javier Mato Ansorena, cirujano plástico con más de 1.000 prótesis implantadas en sus tres décadas de trayectoria. “He realizado numerosos estudios durante mi carrera y puedo concluir que al mes de la intervención las mujeres ya sienten el pecho como suyo. Además de su imagen cuando se miran al espejo, la mayoría mejoran su autoestima y las relaciones sexuales”.

Según el estudio Aumento de pecho: las españolas opinan, de la compañí­a farmacéutica Allerganuna de cada tres mujeres reconoce no sentirse a gusto con su pecho. El principal motivo es que tienen poco (39%) y casi la mitad (46%) afirma haberse sentido acomplejada por el tamañoo de su busto alguna vez. De hecho, una de cada 10 se plantea operarse para sentirse mejor.

La Sociedad Española de Cirugí­a Plástica, Reparadora y Estética (Secpre) sitúa la cirugía de mama encabezando el ranking de intervenciones estéticas más demandadas, con un 40,5% del total. “Tres de cada cuatro corresponde a un aumento o elevación” -datos del año 2014, último informe realizado, pues se actualizan cada cuatro años-.

En primavera y verano existe un repunte. El número de intervenciones se incrementa alrededor de un 30% en abril y mayo respecto a otras épocas del año. Los motivos, indica el Secpre, son “que, al llegar las vacaciones, haya concluido adecuadamente el postoperatorio y que a éste no le afecte la mayor exposición al sol”.

Cómo detectar un buen profesional

La secretaria general de esta organización, Ana Jiménez, indica que la principal referencia de un profesional es su acreditación como Especialista en Cirugí­a Plástica, Estética y Reparadora, el único tí­tulo oficial de especialidad que lleva “estética” en su denominación. “Esto nos garantiza su adecuada formación oficial, con tí­tulo reconocido por el Ministerio de Sanidad”.

En cuanto al centro, la profesional recomienda que la operación sea “siempre” -y enfatiza en esta palabra- en hospitales y/o clí­nicas grandes, que además de quirófano y habitaciones tengan UVI para cualquier eventualidad que pudiera suceder. “Es el aval para que, si surge alguna complicación, se pueda solucionar”. El doctor Jesús Benito Ruiz, director de Antiaging Group Barcelona y vicepresidente de la Secpre, añade: “La decisión ha de ser individual y no basada en recomendaciones o influencias de terceros. Lo fundamental es que el cirujano plástico haga una buena indicación, es decir, el implante adecuado al paciente, y también la sincroní­a entre la expectativa y el resultado final”.

Tamara (28) entró al quirófano sin saber la talla con la que iba a salir. “Dudaba entre una más o una menos”. Ahora reconoce usar menos escote que antes. “Yo no tení­a un complejo de morirme, es más, cuando consulté con distintos cirujanos muchos me decían que tení­a el pecho muy bonito y por qué me operaba. Pero tení­a claro que quería mejorar y, si no lo habí­a hecho antes, era por la opinión de mis padres”. Dice estar encantada con el resultado y lo volvería a hacer, sin embargo, piensa que quizá se pasó. “Me vendieron que era una operación sencilla, de dos horas, y que la mayoría de chicas se arrepentían de haberse quedado cortas”.

¿Por qué entrar en quirófano voluntariamente?

“Detrás de ésta y de otras operaciones de estética hay un problema de autoestima. En estos casos la mujer intentará paliar su inseguridad (problema interno) con una intervención quirúrgica (solución externa). Lo que suele ocurrir es que una vez se habitúa vuelve la sensación de inseguridad, ya que el problema real no es una cuestión de talla”, asevera David Lanzas, psicólogo de Ãlava Reyes, que explica el impulso de una mujer a aumentarse el busto por diferentes causas. “Una cierta sensación de frustración” con esta parte de su cuerpo por un pecho poco desarrollado serí­a una de las principales. Pero hay más.

“Después de una ruptura amorosa hay personas que intentan resurgir a través de un cambio estético. En pequeñas dosis, como un corte o cambio del color de pelo, es sano, ya que ayuda a marcar que empiezas de nuevo. Cuando esa transformación implica una cirugí­a estamos ante algo desproporcionado, ya que el dolor por una pérdida es pasajero y los resultados de una intervención quirúrgica no”. También alude a la presión social. “Por una cuestión de aprendizaje, el perfeccionismo puede estar detrás de un implante de pecho“.

El mayor impacto se da a nivel de identidad y de autoestima, prosigue el profesional. “Si una pareja te exige retoques estéticos como requisito para estar contigo, quizás lo que menos haya que cambiar sea el pecho”, zanja el psicólogo. El citado estudio de Allergan recoge que dos de cada 10 mujeres se operarán por esta razón. Los prejuicios sociales son otro aspecto analizado. El 23% de las mujeres reconoce haber criticado a quien decide aumentarse el pecho.

“Antes se operaban más jóvenes, a partir de los 18. Ahora a todas las edades, si bien es más común entre los 23 y 26 por mamas pequeñas y entre 35 y 45 para corregir atrofias tras ser madre“, revela Antonio Tapia, uno de los cirujanos plásticos más reconocidos de España, que en su largo camino profesional ha notado un avance inmenso en las prótesis mamarias. “Nunca puedes asegurarlo al 100%, pero cada vez son más seguras. Casos alarmantes como los del fabricante francés Poly Implant Prothé se (PIP) es difícil que vuelvan a darse porque el gel actual está encapsulado. Pero sí­ existe una guerra de piratas en la que todo vale para competir”. Aconseja no dejarse llevar sólo por el precio: “Por debajo de 5.000 o 6.000 euros, dudaría de la calidad”.

María del Pilar (47) decidió pasar por el quirófano tras tener su segunda hija. “Me quedé embarazada del primero a los 15 años, el pecho me creció demasiado y, cuando pasaron unos meses, se quedó totalmente vací­o, con mucho pellejo”. Al iniciar otra relación le avergonzaba mostrar su cuerpo en la intimidad. “Parecí­a el busto de una anciana de 90 años”. Hace ya mucho tiempo que se operó, pero mantiene una vigilancia constante de las prótesis. “No es todo de color rosa. Pasó un dolor tremendo y estuve una semana dependiendo de otra persona porque no podí­a levantar los brazos. Ahora no puedo dormir boca abajo y algunos ejercicios ni los puedo hacer porque me molesta, pero aún así­ me cambió la vida”.

La dura realidad del cáncer

La doctora Isabel de Benito ha detectado casos de cáncer de mama entre mujeres muy jóvenes que querí­an aumentarse el busto. “Pese a la enorme tristeza con la que han salido de mi consulta, gracias a esta mamografía han descubierto la enfermedad a tiempo”.

Marí­a del Socorro (57) superó un cáncer y decidió voluntariamente extirparse el otro pecho para evitar riesgos. “Estás hundida, te quedas con un hoyo y cuando la oncóloga te pone el ejemplo de Luz Casal y te plantea la reconstrucción hasta te da miedo”. En estos casos la Seguridad Social financia la intervención. “Lo más doloroso fue el expansor que me pusieron para que la piel radiada se fuera estirando. Mis implantes son anatómicos, más naturales que los redondos. Te tatúan el pezón siguiendo el tuyo como modelo”.

Esta paciente optó por la silicona en lugar del colágeno, la extracción de su propia piel para el implante. “El problema es que te pueden quedar bultos y eso a las mujeres que hemos pasado por una experiencia así­ nos obsesiona”. No ha recuperado su talla original pero se encuentra mejor que cuando llevaba una bolsa de silicona en el sujetador. “Pesaba muchísimo y no te podí­as bañar en la playa. No queda tan bonito como cuando te operas por estética, pero por lo menos tienes tu pecho“.

* Los apellidos de las pacientes que han colaborado en este reportaje se han omitido por respeto a su privacidad.

Tipos de implantes

TIPOS Y COLOCACIÓN

Los redondos tienden a aumentar la plenitud completa. Los anatómicos -en forma de pera y con tres dimensiones- se han diseñado para reflejar el perfil de una mama natural. Pueden colocarse bajo el músculo pectoral o sobre el músculo y bajo la glándula, en función del grosor del tejido mamario.

INCISIONES

Existen tres posibles puntos: periareolar -borde de la areola-, axilar o inframamario  -en el pliegue bajo la mama-.

PREGUNTAS

Algunos de los miedos más frecuentes son los cambios de las prótesis pasados los años, la posibilidad de dar el pecho a los hijos o los dolores postoperatorios. Irene (37) se quedó embarazada al mes de la intervención y dio el pecho a su bebé sin problema aunque no se lo recomendaban. “Simplemente, ocurrió así­ y no tuve ningún problema”. El cirujano Antonio Tapia afirma que la revisión de una prótesis debería ser de por vida. “El material ya es tan seguro que no es necesaria su renovación cada 10 años, como se pensaba”. Recomienda un má­ximo de 10 días de baja tras la operación y moderar el ejercicio: “El mes después de la operación sólo de cintura para abajo, actividades como la bicicleta estática”.

*Fuente de la infografía: Allergan

 

FUENTE DEL ARTÍCULO: revista ZEN

Mª Jesús Álava en el diario ABC: «Se miente para caer bien, por piedad, para lograr objetivos, manipular…»

“La psicóloga María Jesús Álava Reyes acaba de publicar «La verdad de la mentira”

maria-jesus-alava4

17/11/2016 17:33h – Actualizado: 17/11/2016 22:22h.Guardado en: Vida sana

«La verdad de la mentira» es el libro que más le ha costado escribir a la psicóloga María Jesús Álava Reyes. Esta experta se inclinó por escribir sobre este tema al verlo continuamente tanto en consulta, como en los cursos de formación que imparten en su Centro de Psicología Álava Reyes. «Vivimos en una sociedad donde la mentira tiene cada vez más fuerza. Está en auge porque no hay consecuencia para los que mienten. Somos tremendamente tolerantes con ellos y esto hace que los mentirosos vayan avanzando y ganando más espacio en un mundo en el que se premia triunfar por medio de trampas», advierte.

—¿Cómo es el perfil de ese mentiroso casi patológico pero a la vez, exitoso?

—Responde a lo que nosotros llamamos la triada oscura. Es el narcisista, el egoísta, agresivo… Son aquellas personas que son un poco maquiavélicas, que persiguen sus objetivos sin importarles los medios, y que tienen una puntuación alta en psicopatía. Ojo, psicopatía entendida como que no le importa la otra persona. Son egoístas, hacen lo que quieren y se autorizan a realizar cualquier cosa. No se sienten mal cuando abusan o manipulan a otras. Son personas triunfadoras que abusan olímpicamente y encima se autojustifican la mentira.

—Algunas personas pueden pensar que mentir ayuda a conseguir determinados fines.

—Algunas personas pueden pensar que les resultará más fácil conseguir determinados fines si mienten, pero ese es un camino erróneo, que tarde o temprano se volverá en su contra. Porque cuando se descubre la mentira, la primera consecuencia directa es el deterioro de la credibilidad y de la confianza. Todos sabemos que la mentira daña o deteriora las relaciones.

—Si las mentiras están a la orden del día en nuestra sociedad, ¿quienes son las víctimas más habituales?

Los mentirosos abusan de la buena educación que por lo general tienen las personas, y suelen elegir bien a sus víctimas. Los manipuladores, los agresivos… no buscan a alguien como ellos. Escogen a una persona sensible, empática, afectiva, generosa… a la presa fácil, en definitiva.

—Pero de alguna forma la víctima de la mentira, ¿se da cuenta?

—Existe una dificultad intrínseca para detectar señales eficaces de mentira. La gente no suele descubrir al que miente, porque no está preparada para ello, pero en esta sociedad en la que vivimos, o entrenamos para detectar la mentira, o esta inundará nuestras vidas. Al mentiroso se le suele pillar por una contradicción entre lo que ha dicho y los hechos posteriores. ¿Pero qué ocurre aquí? Que incluso cuando lo descubrimos, nos suele resultar violento señalarlo, a pesar de estar viendo al otro crecido y tan campante. La cuestión es que cuando alguien miente debe tener consecuencias para no volver a hacerlo.

—Usted dice en su libro que la mentira está a la orden del día. ¿Qué mentiras son las que más duelen?

—Las mentiras que nos hacemos a nosotros mismos. Nos decimos: «parece mentira lo que me han hecho»… Responsabilizar a los demás de lo que nos pasa es también mentirnos a nosotros mismos, aunque es verdad que muchas personas no son conscientes de esto. Le siguen muy de cerca las que hacemos a los que más queremos: a nuestros hijos, a nuestra pareja… Cuando una persona ha conquistado tu intimidad, es tan sencillo mentirle… Son muchas las manipulaciones que se hacen en el ámbito de la pareja.

—La mentira es tan habitual que usted asegura que mentimos en una de cada cuatro interacciones sociales. ¿Qué motivos nos llevan a ello?

—Mentimos para caer bien, para impresionar, por inseguridad, por humanidad, por ayudar a alguien, para alcanzar objetivos… Lo cierto es que la mayoría de la gente lo hace para manipular… De hecho, desde la psicología sabemos que las mentiras son culpables de gran parte de nuestro sufrimiento.

—Pero la mentira, ¿no es a menudo imprescindible, para no herir a la otra persona?

—Hay pocas mentiras imprescindibles. Es mejor no manifestar o expresar lo que sientes.

—¿No es lo mismo?

—No. No es lo mismo que un amigo sea infiel a una amiga, y no lo digas, a que cuando te pregunten por esta infidelidad, mientas.

—¿Qué hay de las mentiras piadosas, tan aceptadas por nuestra sociedad?

—Sí, hay mentiras que pueden justificarse, incluso que son necesarias si, con ellas, lejos de provocar un daño, evitamos un dolor estéril y un sufrimiento inútil y prolongado, En las mentiras «altruistas» decimos que el emisor intenta «ayudar, favorecer o proteger los intereses de otras personas, o evitar alguna situación desagradable para los demás». Pongamos un ejemplo. Cuando la gente está en situación límite por una enfermedad, debes dar esperanza: «ya verás como puedes estar un poquito mejor», «disfruta de cada día», «intenta vivirlo con ánimo»…. En este caso, decir la verdad puede ser una crueldad. No se puede decir aquello que no se puede asimilar.

—¿Y a los niños?

—Si hay cosas que se les dan fatal, no se lo vas a decir así porque les puedes crear una inseguridad muy grande y repercutir en su vida presente y futura. En estas situaciones decir la verdad de nuevo es una crueldad. Lo recomendable sería poner el foco en lo que se les da bien.

—¿No hay, por tanto, mentira buena?

—Pocas. Muchas veces es mejor callarse, no expresar tus sentimientos. ¿Para qué, si con ello solo se logra un nivel de agresividad y crispación tremenda? ¿Qué se adelanta con eso?

Las 13 claves que protegen a los adolescentes de conductas suicidas. por Sandra Méndez

AdolescenteLa adolescencia se caracteriza por ser una época de gran inestabilidad. Muchos chicos y chicas deben hacer frente a profundos cambios. La transformación que experimentan sus cuerpos suele venir acompañada de nuevas emociones y, muchas veces, de situaciones adversas, como problemas con la familia, el rechazo del grupo de iguales o una ruptura de pareja. La mayoría suelen experimentar estos cambios con gran malestar. Para ellos, sus problemas suelen ser los más importantes y los viven con especial angustia. A menudo creen que son irresolubles y, desgraciadamente, algunos acaban contemplando la posibilidad de autolesionarse.

Sabemos que el suicidio es poco frecuente en la infancia y adolescencia temprana. Su riesgo se incrementa considerablemente al final de la adolescencia y continúa hasta los 24 años (American Foundation for Suicide Prevention-AFSP, 2010). El hecho de que en los últimos años se haya incrementado el número de casos, lo ha convertido en una prioridad tanto educativa como de salud pública.

¿Cuáles son los factores que protegen a los adolescentes de la tentativa de suicidio y del suicidio consumado?

AdolescenciaSon muchas las causas que pueden llevar a un adolescente a pensar en el suicidio. En una reciente investigación (Sánchez Teruel y Robles-Bello, 2014), se describen algunos factores de protección contra el comportamiento suicida de este colectivo.

  • Desde un punto de vista cognitivo:

  1. Es clave que el adolescente tenga una valoración positiva de sí mismo, a cerca de sus habilidades, capacidades y aptitudes.
  2. Además, es importante que tenga una correcta autorregulación y flexibilidad cognitiva, es decir, que sea capaz de responder a las exigencias de su entorno y regular sus pensamientos y emociones para conseguir los objetivos que se propone.

  • Desde un punto de vista emocional, resulta fundamental:

  1. El autocontrol emocional, que sea capaz de controlar sus emociones en situaciones de peligro, conflicto o incomodidad y que aprenda a identificar, gestionar y manejar el enfado, la frustración y la tristeza como emociones necesarias y adaptativas en determinada intensidad y frecuencia.
  2. La esperanza y razones para vivir, que sea capaz de focalizar el interés en todos aquellos aspectos positivos de la etapa que atraviesa, con el fin de contrarrestar los efectos negativos de las situaciones adversas.
  3. Que tenga habilidades para expresar sus emociones, ya sea de manera verbal o no verbal.

  • Desde un punto de vista conductual, es importante:

  1. Que sea capaz de controlar sus impulsos en situaciones de presión.
  2. Que tenga habilidades para solicitar apoyo y ayuda inmediata cuando la necesite.
  3. Que disponga de habilidades de gestión y resolución de conflictos.

  • Como factores de personalidad, se consideran relevantes:

  1. La empatía. Que pueda ponerse fácilmente y con frecuencia en la piel de las personas que le rodean.
  2. El sentido del humor. Que sea una persona optimista y crea que el futuro le depara más éxitos que fracasos.
  3. La búsqueda del sentido de la vida. Que sea capaz de ver aquellas cosas por las que merece la pena vivir, desde pequeños detalles hasta grandes valores.

  • Los factores externos también influyen. Es esencial:

  1. Que tenga apoyo social y relaciones positivas con la familia, el grupo de iguales y otras personas de su entorno, es decir, que goce de unas redes sociales estructuradas y se sienta parte de un grupo o comunidad.
  2. El fácil acceso a servicios de salud mental y, por el contrario, dificultad para acceder a métodos de suicidio.

Si analizamos todos estos aspectos, nos damos cuenta de que la Inteligencia Emocional es un factor clave de protección contra el suicidio. La tolerancia a la frustración, la capacidad para controlar los impulsos, la gestión y el manejo de emociones adversas y la habilidad para establecer y mantener relaciones sociales en el tiempo son algunas de las características que definen a una persona emocionalmente inteligente y, además, sirven de escudo protector frente a conductas suicidas.

Si quieres desarrollar la Inteligencia Emocional de tus hijos, Gomins® te ayuda a hacerlo de una forma divertida y jugando en familia.

Prevenir hoy para ser más feliz mañana.

sandra_mendez_fundacion

Sandra Méndez

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81

smendez@fundacionalavareyes.com

Ya está a la venta el nuevo libro de Mª Jesús Álava Reyes: La Verdad de la Mentira

¿Mentimos por costumbre o lo hacemos para protegernos? ¿Quizás para caer bien, impresionar a los que nos rodean o para obtener alguna ventaja adicional? ¿Mentimos por inseguridad, porque tenemos la autoestima baja, por humanidad? ¿O mentimos para esconder algo que hemos hecho mal y manipular a los demás?

María Jesús Álava, autora de La inutilidad del sufrimiento –un verdadero bestseller con más de 300.000 ejemplares vendidos˗ nos sumerge en estas páginas en un mundo tan impactante como desconocido, en el que aprenderemos a detectar nuestras propias mentiras y las de otros.

Pero tan importante como saber por qué mentimos será conocer cómo podemos descubrir a los mentirosos y por qué a menudo nos dejamos engañar. Hay mentiras en el amor, en el trabajo, con los amigos, en la política… que causan un daño emocional y que encierran secretos que conviene –a veces– descubrir.

Desde la psicología podemos aprender a vivir sin que la mentira nos prive de la verdad de nuestra vida.

ENVEJECIMIENTO II ¿Cómo prepararse y responsabilizarse de nuestro propio envejecimiento? Por Leire Bullain

La pasada semana, aprovechando la celebración del día Internacional de las personas de edad, señalábamos la importancia de formar parte de la vida familiar, económica, social y cultural de las personas mayores. Hoy concretaremos qué podemos hacer.

calidad-de-vida

El envejecimiento es un proceso que se inicia cuando se nace o en todo caso cuando las perdidas empiezan a superar a las ganancias, en torno a los 30 años. Por lo que será bueno que empecemos a tomar medidas desde el nacimiento.

Veamos cuales son estas y sobre todo, ¿qué es lo que está en nuestras manos?.

Actividad física

Tiene efectos tranquilizantes y tonificantes. Mejora la percepción subjetiva de bienestar y la capacidad de relación y contacto social.

Mejora la movilidad de las articulaciones, aumenta la flexibilidad, facilita la circulación de la sangre, reduce el riesgo de enfermedades óseas

Alimentación

Hace décadas no se le daba importancia pero hoy en día se sabe que seguir una  dieta mediterránea ayuda a mantenerse en un peso que no sea ni excesivo ni tampoco insuficiente.

Hábitos Tóxicos

Consumir alcohol de manera moderada y evitar el tabaco y café.

Buen control médico.

Evitar la automedicación, control tensión, analíticas pertinentes

Descanso e higiene personal.

Descanso nocturno de 7/8 horas. Evitemos dormir durante el día.

La higiene diaria evita las enfermedades infecciosas.

Capacidades Sensoriales

Conservar y mantener la vista y oído. Si es necesario utilizar gafas y/o audífonos es importante para la participación en la vida social.

Capacidades Cognitiva y Emocional

El envejecimiento lleva aparejado un deterioro tanto de los procesos cognitivos como emocionales. Procurar un medio rico y estimulante favorecerá que este deterioro quede atenuado.

La persona se jubila del trabajo, tanto en el ámbito laboral como doméstico, no de la vida

  • Busca un proyecto, una ilusión. ¿Qué es eso que te hubiera gustado hacer pero que no pudiste por falta de tiempo? Leer, pintar, ver películas, viajar, ampliar conocimiento sobre algo en concreto, teatro, escribir, un deporte, pasear
  • Planifica tu actividad diaria.
  • Relativiza los olvidos.
  • Utiliza parte de tu tiempo en ayudar a los demás: familia, gente cercana, ONG
  • Aporta tu experiencia y conocimiento de manera altruista a empresas y asociaciones. Aconseja.
  • Acepta a los demás tal como son.
  • Escucha, expresa y muestra interés.
  • Déjate ayudar, aconsejar pero toma tu las decisiones.
  • Realiza actividades tanto fuera como dentro de casa.

 

En 2050 en el mundo habrá más personas mayores de 60 años que niños.

Acepta la situación vital y huye de falsas creencias como que la depresión forma parte del proceso normal de envejecimiento. 

Así que Preparemos Nuestro EnvejecimientoCuanto antes mejor aunque nunca es tarde.

https://www.youtube.com/watch?v=FOnJ67GfUEQ

 

Leire Bullaín

Leire Bullaín

Si la situación nos desborda no esperemos a encontrarnos con un problema mayor, seamos prácticos y hagamos frente a la situación: en nuestra mano está pedir asesoramiento psicológico.

lbullain@fundacionalavareyes.com

 

El 1 de septiembre reabre la matriculación de nuestro máster, a qué esperas para apuntarte?

Máster PGS UIMPEntérate de toda la info en el siguiente enlace:

Se reabre el plazo de matriculación del Máster de Psicología General Sanitaria con las siguientes fechas de referencia:

  • Pre-inscripción: 1-12 de Septiembre
  • Publicación listado provisional: 14 de Septiembre
  • Periodo de alegaciones: 14-16 Septiembre
  • Publicación listado definitivo: 19 Septiembre
  • Matrícula: 20-30 Septiembre: os alumnos que tuvieran alguna documentación sin presentar, este es el plazo límite que tienen para hacerlo.

Máster en Psicología Infanto-Juvenil Semipresencial P. XVI- 2016/2017

El Máster en Psicología Infanto-Juvenil en sus diferentes modalidades, fue creado en el 2001, con el objetivo de cubrir las necesidades de formación y especialización de los profesionales en esta área. Creado por la Asociación Española de Psicología Conductual (AEPC), es el primer programa de formación que plantea el abordaje de la psicopatología infanto-juvenil, desde una perspectiva más amplia, capacitando al psicólogo en la evaluación, tratamiento e intervención de los problemas clínicos, evolutivos y educativos en la infancia y adolescencia.

master-infantil-xv

Actualmente está organizado por el Instituto Europeo de Psicología Aplicada (IEPA). Cuenta con dos sedes presenciales: Granada y Madrid.

Siguiendo las bases del Espacio Europeo de Educación Superior, apostamos por una formación especializada y con carácter práctico, que fomente los principios de calidad, implicación del alumno en el aprendizaje y competitividad.

El abordaje de esta formación es completamente práctico, adquiriendo el profesional las habilidades técnicas y personales necesarias durante todo el proceso terapéutico, que le aseguren una práctica clínica eficaz, utilizando las terapias más actuales y eficaces.

Pincha aquí para ir a la web de IEPA y ver toda la info