Cómo descubrir la mentira. Mª Jesús Álava Reyes para la Agencia EFE

Cómo descubrir la mentira

La mayor parte de las mentiras, en más del 50 por ciento de los casos, se quedan sin descubrir. Y esto se debe tanto a la dificultad para detectar señales eficaces de mentira, como a la tendencia de las personas a juzgar los mensajes como ciertos. Estas son las claves para desenmascarar al mentiroso

Otras noticias

EPA/BIZUAYEHU TESFAYE/ POOLEPA/BIZUAYEHU TESFAYE/ POOL

La psicóloga María Jesús Álava Reyes en su libro “La verdad de la mentira” (La esfera de los libros) asegura que, aunque todos mentimos cada día con más o menos frecuencia, no existen demasiados indicadores eficaces en la detección del engaño e, incluso en algunos casos, un gesto puede indicar justo lo contrario. Por lo que entra en juego la subjetividad.

Estos son algunos de los indicadores objetivos (reales) más frecuentes cuando se miente:

  • Elevación del tono de voz
  • Periodos de latencia
  • Duración de las pausas
  • Frases negativas
  • Inmediatez

Y estos son los indicadores objetivos (reales) menos frecuentes cuando se miente:

  • Movimientos de manos y dedos
  • Movimientos de piernas y pies
  • Lentitud en las respuestas

Los estudios que la directora del Centro de Psicología Álava Reyes cita en su libro aseguran que la tasa general de detección de mentiras en la población general oscila entre el 50 y el 55%. Eso significa que la mitad de las mentiras ni tan siquiera las percibimos.

La capacidad de detección de una mentira se incrementa cuando las personas se conocen o cuando la motivación del mentiroso es muy elevada, para sacar un beneficio o prevenir consecuencias importantes.

La psicóloga María Jesús Álava Reyes con su libro "La verdad de la mentira". Foto: La esfera de los libros

La psicóloga María Jesús Álava Reyes con su libro “La verdad de la mentira”. Foto: La esfera de los libros

Cómo se pueden identificar las mentiras

  1. Por los esfuerzos para no ser detectados: Por ejemplo, cierta rigidez en el tronco y las extremidades para no parecer inquieto puede dar lugar a elevar el tono de voz.
  2. Por la activación emocional que se produce durante la misma: El riesgo a ser descubierto o el sentimiento de culpapuede ser un activador emocional, aunque no siempre son buenos indicadores.
  3. Por la sobrecarga cognitiva: Se produce cuando se trata de mantener dos tipos de información o contenidos activos en la memoria de trabajo al mismo tiempo. En el caso de la mentira implica mantener la información falsa y verdadera a la vez.

Otras de las conductas no verbales indicativas de engaño que se citan en “La verdad de la mentira” son, por ejemplo, cambios en las pupilas; nerviosismo; tensión; indiferencia/despreocupación; tensión vocal…

Todos esos factores hacen que unos mientan mejor que otros. Es decir, quien mejor controle sus recursos cognitivos y emocionales, mejor mentirá. Y en ello también juega un papel importante la práctica, cuando mentimos con frecuencia mentir resulta más fácil.

También hay quien detecta la mentira antes que otros. Y en eso las mujeres llevamos la delantera.

“La mujeres tienen mayor sensibilidad y aversión a la mentira; tienden a percibir la mentira como algo más inaceptable que los hombres, con independencia de que se trata de sus parejas o amigos. Además, sus reacciones emocionales son más intensas al descubrir la mentira en las mujeres”, señala María Jesús Álava citando un estudio de 2009.

Las personalidades suspicaces son mejores detectores de la mentira, pero también peores detectores de la verdad. También los estados de ánimo influyen en la capacidad para desenmascarar al mentiroso, siendo las personas con tendencia a la negatividad más hábiles que las “felices”.

Clasificación de las mentiras

Aunque existen varias clasificaciones de la mentira, esta es la clasificación en función del objetivo:

  • Mentiras sociales: excusas inocuas y pretextos del día a día.
  • Mentiras narcisistas: omisiones y exageraciones para evitar la vergüenza.
  • Mentiras psicopáticas: persiguen un objetivo para la gratificación de quien miente, bien sea material o sensual.
  • Mentiras patológicas: incapacidad para decir la verdad, generalmente ligadas a un rechazo de la realidad.
  • Mentiras para salvar la vida: para evitar un daño importante.
  • Mentiras de trabajo: forman parte del trabajo de la persona.

Errores a evitar

Estas son algunas de las advertencias que la psicóloga, también presidenta de Apertia-Consulting María Jesús Álava desarrolla en su libro:

  1. No ser ingenuo: la mayoría de la gente miente todos los días.
  2. No te engañes permitiéndote mentir en pequeñas cosas: las grandes mentiras de nuestra vida empiezan por pequeñas mentiras en nuestro día a día.
  3. Internet: cuidado con los embaucadores, no te relajes con lo que te suena bien.
  4. Si no estamos atentos a las mentiras, viviremos una irrealidad que, tarde o temprano, puede estallar.
  5. No permitas que te engañen por debilidad o por una mal entendida generosidad.

Reglas de oro a seguir

Y unos consejos para terminar:

  • La mayoría de las mentiras no se producen por altruismo, sino por egoísmo.
  • Si queremos descubrir la mentira hay que estar en guardia.
  • La verdad puede traer sorpresas, la mentira sufrimiento.
  • No contestes a todas las preguntas que se te hagan de forma indiscreta o impertinente. Preservar la intimidad no es mentir.

FUENTE: Agencia EFE 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s