Las 13 claves que protegen a los adolescentes de conductas suicidas. por Sandra Méndez

AdolescenteLa adolescencia se caracteriza por ser una época de gran inestabilidad. Muchos chicos y chicas deben hacer frente a profundos cambios. La transformación que experimentan sus cuerpos suele venir acompañada de nuevas emociones y, muchas veces, de situaciones adversas, como problemas con la familia, el rechazo del grupo de iguales o una ruptura de pareja. La mayoría suelen experimentar estos cambios con gran malestar. Para ellos, sus problemas suelen ser los más importantes y los viven con especial angustia. A menudo creen que son irresolubles y, desgraciadamente, algunos acaban contemplando la posibilidad de autolesionarse.

Sabemos que el suicidio es poco frecuente en la infancia y adolescencia temprana. Su riesgo se incrementa considerablemente al final de la adolescencia y continúa hasta los 24 años (American Foundation for Suicide Prevention-AFSP, 2010). El hecho de que en los últimos años se haya incrementado el número de casos, lo ha convertido en una prioridad tanto educativa como de salud pública.

¿Cuáles son los factores que protegen a los adolescentes de la tentativa de suicidio y del suicidio consumado?

AdolescenciaSon muchas las causas que pueden llevar a un adolescente a pensar en el suicidio. En una reciente investigación (Sánchez Teruel y Robles-Bello, 2014), se describen algunos factores de protección contra el comportamiento suicida de este colectivo.

  • Desde un punto de vista cognitivo:

  1. Es clave que el adolescente tenga una valoración positiva de sí mismo, a cerca de sus habilidades, capacidades y aptitudes.
  2. Además, es importante que tenga una correcta autorregulación y flexibilidad cognitiva, es decir, que sea capaz de responder a las exigencias de su entorno y regular sus pensamientos y emociones para conseguir los objetivos que se propone.

  • Desde un punto de vista emocional, resulta fundamental:

  1. El autocontrol emocional, que sea capaz de controlar sus emociones en situaciones de peligro, conflicto o incomodidad y que aprenda a identificar, gestionar y manejar el enfado, la frustración y la tristeza como emociones necesarias y adaptativas en determinada intensidad y frecuencia.
  2. La esperanza y razones para vivir, que sea capaz de focalizar el interés en todos aquellos aspectos positivos de la etapa que atraviesa, con el fin de contrarrestar los efectos negativos de las situaciones adversas.
  3. Que tenga habilidades para expresar sus emociones, ya sea de manera verbal o no verbal.

  • Desde un punto de vista conductual, es importante:

  1. Que sea capaz de controlar sus impulsos en situaciones de presión.
  2. Que tenga habilidades para solicitar apoyo y ayuda inmediata cuando la necesite.
  3. Que disponga de habilidades de gestión y resolución de conflictos.

  • Como factores de personalidad, se consideran relevantes:

  1. La empatía. Que pueda ponerse fácilmente y con frecuencia en la piel de las personas que le rodean.
  2. El sentido del humor. Que sea una persona optimista y crea que el futuro le depara más éxitos que fracasos.
  3. La búsqueda del sentido de la vida. Que sea capaz de ver aquellas cosas por las que merece la pena vivir, desde pequeños detalles hasta grandes valores.

  • Los factores externos también influyen. Es esencial:

  1. Que tenga apoyo social y relaciones positivas con la familia, el grupo de iguales y otras personas de su entorno, es decir, que goce de unas redes sociales estructuradas y se sienta parte de un grupo o comunidad.
  2. El fácil acceso a servicios de salud mental y, por el contrario, dificultad para acceder a métodos de suicidio.

Si analizamos todos estos aspectos, nos damos cuenta de que la Inteligencia Emocional es un factor clave de protección contra el suicidio. La tolerancia a la frustración, la capacidad para controlar los impulsos, la gestión y el manejo de emociones adversas y la habilidad para establecer y mantener relaciones sociales en el tiempo son algunas de las características que definen a una persona emocionalmente inteligente y, además, sirven de escudo protector frente a conductas suicidas.

Si quieres desarrollar la Inteligencia Emocional de tus hijos, Gomins® te ayuda a hacerlo de una forma divertida y jugando en familia.

Prevenir hoy para ser más feliz mañana.

sandra_mendez_fundacion

Sandra Méndez

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81

smendez@fundacionalavareyes.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s