María Jesús Álava: “El 95% del sufrimiento en las sociedades occidentales es por cuestiones absurdas”

Mª Jesús ÁlavaMARÍA JESÚS ÁLAVA, PSICÓLOGA, La experta, que mañana impartirá una charla dentro de Aula DV, resalta que «la felicidad no es tenerlo todo, sino querer lo que se tiene»

¿Cómo puedo ser feliz? Se trata de una pregunta que se habrá planteado mucha gente. Las pautas para ello las aportará mañana la psicóloga María Jesús Álava en su charla ‘Las tres claves de la felicidad’, dentro de la iniciativa Aula DV y los Cursos de Verano de la UPV/EHU. La cita se desarrollará, a las 18.00 horas, en el Palacio Miramar y para asistir resultará necesario una invitación que se podrá adquirir en la web http://www.uik.es.

– ¿Se puede ser feliz siempre?

– La felicidad se puede definir como momentos muy intensos de una sensación maravillosa, pero no puede ser constante. Hay personas que pueden estar generalmente bien, sobre todo si tienen un buen equilibrio emocional, pero estaríamos hablando de bienestar.

– ¿En qué tres claves va a incidir en la charla? Sigue leyendo

Desterrando al Orgullo. Par Paula Hernández

Es posible que muchos de nosotros hayamos pasado por una situación similar a la de Marta. Marta el año pasado tuvo una fuerte discusión con su madre debido a que decidió ir a pasar unos días de sus vacaciones de verano con la familia de su marido en lugar de con ella y su padre. Esta discusión llevo a que ambas se reprochasen cosas del pasado y a que Marta dejase de hablarla durante 5 meses. Durante este tiempo no le cogía el teléfono, no le contestaba a los whatsapp y constantemente evitaba cualquier celebración familiar.

Orgullo

Marta por esa época acudía a una psicóloga por el estrés generado por el trabajo y un día decidió comentarle lo que había ocurrido con su madre. La psicóloga le ayudó a ver que lo que se interponía entre ella y su madre no era otra cosa que el ORGULLO.

Podríamos distinguir dos tipos de orgullo, el positivo y el negativo. El orgullo positivo es una emoción positiva que permite valorarnos a nosotros mismos, lo que somos capaces de construir, nuestras acciones, experiencias y logros, así como los de los demás. Sin embargo, el orgullo negativo es el que nos aparta de otras personas y nos encierra en un mundo rígido, el que hemos podido ver reflejado en el caso de Marta.

Se trata de un personaje que se “cuela” entre las personas cuando se hacen daño y se utiliza por la necesidad de demostrar al otro que nos ha herido, para darle una lección. El orgullo conduce a que nos separemos de la otra persona y a que no queramos ceder, puesto que nos proporciona sensación de control

¿Cómo podemos desterrar al orgullo?

  1. Reflexiona sobre lo que consigues con el orgullo.
  2. Valora si la interpretación que has hecho sobre la situación conflictiva es desproporcionada o ajustada a la realidad.
  3. No atribuyas intencionalidad de dañar por parte del otro, todos tenemos derecho a equivocarnos y eso no significa que queramos hacer daño.
  4. Considera los costes y beneficios de la situación actual para poder tomar la decisión de desterrar al orgullo.
  5. Retoma el contacto con la persona, iniciándolo con temas neutros.
  6. Cuando estéis preparados para hablar de la causa del conflicto, recuerda que es fundamental utilizar mensajes “yo”, es decir, desde la propia perspectiva evitando culpabilizar al otro, por ejemplo “Yo me sentí mal cuando me gritaste, me gustaría que la próxima vez me dijeses las cosas sin gritar, ya que creo que de este modo no me enfadaría tanto y podríamos evitar un situación desagradable para ambos”.

¡ÁNIMO! Y recuerda que dar el primer paso no es un signo de debilidad.

Paula HernándezPaula Hernández García

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 

91 083 77 81

phernandez@fundacionalavareyes.com

“Las tres claves de la felicidad” jueves 28 de julio en el Palacio Miramar de San Sebastián.

Desde la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) se abordará este verano la felicidad en el ámbito laboral de la mano de la psicóloga María Jesús Álava Reyes, elegida como la mujer líder en España en la categoría de Pensadoras y Expertas en el año 2012 y presidenta de Apertia-Consulting, una empresa que apuesta por la felicidad productiva y el capital emocional. Hablará sobre cuáles son “Las tres claves de la felicidad” el jueves 28 de julio en el Palacio Miramar de San Sebastián.

cursos de verano felicidad

Consultorio de Mª Jesús Álava en el Diario 20 Minutos

Consultorio de Psicología 20 MinutosBienvenidos al consultorio, atendido por la psicóloga María Jesús Álava, del Centro de Psicología Álava Reyes (http://www.alavareyes.com).

Podéis dejar vuestras preguntas en el diario 20 Minutos y María Jesús Álava se encargará de dar respuesta a las dudas los viernes entre las 10 y las 11 horas. Muchas gracias por vuestra participación.

Ver las preguntas de hoy pinchando aquí

Sobrevivir a las vacaciones con mi pareja. Por Leire Bullain

Ahora que están próximas las vacaciones me gustaría hacer referencia a la relación de pareja en esta época estival.
Vacaciones en pareja
Seguramente te has preguntado en más de una ocasión por qué al volver de las vacaciones siempre hay alguien que se separa; amigos, conocidos, famosos…y, ¿si este año me toca a mi?
Las estadísticas nos dicen que 3 de cada 10 parejas que se separan deciden poner fin a la relación después del verano. Si durante el resto del año trabajamos para que la pareja no se deterioré no formaremos parte de esos números pero si no lo hacemos pasaremos a engrosar ese número de parejas que decide terminar con su relación.
Si las cosas no funcionan entre los dos las vacaciones potenciarán el malestar en la relación y acelerará el proceso de la ruptura.
Veamos cuáles pueden ser los motivos por los que al final del verano muchas parejas ponen fin a su relación:
  • Se pasa de vivir unas horas al día  o incluso ninguna  a estar todo el día juntos. La convivencia intensa será el gran chivato de la falta de comunicación y de los problemas sin solucionar a lo largo del año. Las obligaciones y responsabilidades de las que nos hacemos cargo durante el invierno van despistando los problemas de pareja. Los conflictos saldrán a relucir y habrá más tiempo para discutir. Tal vez no sea necesario compartir todo el tiempo entre los dos. Busquemos un tiempo para cada miembro de la pareja y demos importancia a la calidad no a la cantidad.
  • En ocasiones, las vacaciones nos ofrecen una serie de situaciones estresantes para las cuales es conveniente estar preparado. Convivir en espacios pequeños, cambios bruscos de climatología, perdidas de maletas, largas esperas en aeropuertos, carreteras, etc. Negociemos en función de los gustos de los dos. Si buscas tranquilidad, tratemos de evitar al máximo los imprevistos y ajustemos expectativas.
  • Si la convivencia a lo largo del año no es buena y  a este hecho le añadimos que compartiremos las vacaciones con los suegros u otros familiares con los que la relación no es especialmente buena… el resultado puede ser “la gota que rebosa el vaso”. Es importante buscar un espacio de intimidad para la pareja.
  • La rutina del día a día proporciona una estabilidad emocional a las personas (un horario fijo, papeles definidos en el ámbito laboral y domestico…) que no está presente en el periodo estival. Los cambios que se producen durante las vacaciones requieren de una adaptación para la cuál no todas las personas están preparadas. Estemos atentos de cómo nos influye a nosotros esto y realicemos el reajuste familiar    necesario (definamos la tareas domésticas, fijemos unos horarios de comidas y sueño, establezcamos actividades placenteras…)
  • Tomar referencias “falsas” de otras parejas. El periodo estival es un gran momento para poder relajarse y mostrar el lado más atento y divertido de la persona. Pensar que “los otros están siempre así y no tienen conflictos entre sí es una irrealidad”. Plantearnos ese objetivo nos originará frustración y malestar en nuestra pareja. Fijémonos un objetivo realista.
Las vacaciones pueden ser una magnifica oportunidad para hacer fuerte nuestra pareja y recargar pilas para los momentos difíciles que se presenten el resto del año.
Para lograr una buena relación hay que trabajar el cuidado y las atenciones día a día y en ambos sentidos. Si esto no se da y la solución es la ruptura no lo vivas como un fracaso, acéptalo. Puede ser una gran ocasión para vivir de una manera distinta y conocernos mejor a nosotros mismos.
Leire Bullaín

Leire Bullaín

Si la situación nos desborda no esperemos a encontrarnos con un problema mayor, seamos prácticos y hagamos frente a la situación: en nuestra mano está pedir asesoramiento psicológico.

lbullain@fundacionalavareyes.com
Tfno. 91 083 77 81