Tiempo de vacaciones, tiempo para ti. Por Matilde Brox

Llegan las vacaciones de verano, ese tiempo tan codiciado que todos estamos esperando Tras duros meses llenos  de obligaciones, por fin podremos olvidar la rutina, el trabajo, el jefe,  el colegio de los niños,  los atascos… estamos deseando desconectar y hacer un paréntesis en nuestro día a día.

Pero ¿sabemos hacerlo? O ¿nos cuesta tanto que es imposible conseguirlo? Son muchas las personas que no logran nunca disfrutar del todo de esos merecidos  días.  A veces estamos físicamente de vacaciones pero no nos desenganchamos del todo de la actividad y las preocupaciones diarias.

Vacaciones

¿Qué podemos hacer para  apartarnos del estrés y disfrutar de nuestro tiempo libre?

Primero, es necesario conocer  la importancia  del cambio de hábitos en nuestra salud y bienestar emocional. Es muy importante entender la importancia de recargar las pilas, de conseguir alejarse de las obligaciones laborales y de  reponernos del  cansancio tanto físico como mental que se ha ido  acumulando día tras día en nosotros. El descanso se convierte en una necesidad real.

Después, marcarnos unos objetivos claros de cara a las vacaciones.

Consejos

  • Deja todos los asuntos importantes de tu trabajo resueltos y terminados, así evitarás que algún asunto te incomode durante esos días. Si algo queda pendiente, que otras personas se puedan ocupar de ello. No te sientas imprescindible y aprende a delegar. Con esto evitarás tener que mirar el correo electrónico y teléfono constantemente.
  • Haz una planificación previa de tus vacaciones. Elije bien la gente con la que vas a salir y el destino,  un lugar para estar a gusto, donde poder recargar las pilas.

 

Acuérdate que las vacaciones te ofrecen

Un tiempo para cuidarte

  • No olvides cuidar de tu alimentaciónpero también puedes darte algún placer con la comida, disfruta de la gastronomía de los sitios que visites.
  • Aprovecha paradormir el tiempo que necesites, también puedes disfrutar de la siesta,  intenta descansar sin preocupaciones.
  • Practica algo de  ejercicio físicoal día, nadar, montar en bici, pasear al aire libre. El ejercicio te reportará salud, energía y vitalidad. No caigas en la tentación de no hacer nada porque esto te hará sentirte más cansado, simplemente caminar por la playa ya es un buen ejercicio para mantenerte en forma.

Un tiempo de ocio

  • Dedicado a ti mismo, a tu bienestar haciendo las cosas que te gustan. Es el momento ideal para hacer esas actividades que a lo largo del año no has tenido tiempo.
  • Puedes hacer excursiones, visitar un pueblo, ver el mercado de una  ciudad,   buenas maneras de conocer rincones agradables y desconocidos que te aportarán cultura y distracción.
  • Recréate con actividades que alivien tu estrés, como escuchar música, darte un baño relajante, cocinar, cambiar la  decoración, poner orden en  tus cosas, pequeñas cosas que te harán disfrutar.
  • Es un buen momento para el placer de la lectura, para ir al cine, al teatro, conciertos etc. Ahora sí tenemos tiempo.

Un tiempo para las relaciones sociales

  • Comparte momentos felices con los demás y busca  tiempo para disfrutarlo con tu familia, hijos y amigos, aprovecha para estar con ellos y olvidar enfados y tensiones del día a día.

Rutinas que te ayudarán a desconectar:

  •  El móvil, el ordenador y la tablet son dispositivos muy útiles pero que a menudo crean dependencia, es bueno, sobre todo en vacaciones, racionalizar el tiempo de uso.
  • El móvil es un obstáculo para centrarse en otras tareas, ahora es buena idea tenerlo apagado, o no atenderlo si no es imprescindible.
  • No revises los correos constantemente, mejor dedícales solo unos minutos al día.

 

No olvides decir adiós

  • A los horarios rígidos y a las obligaciones.
  • A las prisas, ahora eres dueño de tu tiempo.
  • Al estrés de  estar permanentemente conectado.
  • A la ansiedad y al mal humor del día a día.

Y no olvides que para que, pasadas las vacaciones,  el regreso a la rutina sea más llevadero es  aconsejable ir acostumbrándose a los nuevos horarios poco a poco,  sobre todo en temas de comidas y sueño. Así conseguirás que  la vuelta  sea un poco más fácil para ti.

¡¡Eso será más adelante porque ahora toca disfrutar!!

Matilde BroxMatilde Brox Gómez

Psicóloga sanitaria M 29186

mbrox@fundacionalavareyes.com

Fundación Mª Jesús Álava Reyes

Anuncios

Resiliencia. ¿Por qué nos caemos? para aprender a levantarnos. Por Gema Valenzuela

¿Por qué unas algunas personas, bajo parecidas circunstancias muy adversas, salen adelante y otras no? ¿Qué hay detrás de un adulto saludable a pesar de haber pasado situaciones traumáticas en su infancia?

Resiliencia

Desde la psicología tradicional se ha estudiado con más frecuencia la enfermedad del ser humano, sus causas, síntomas y tratamiento. Sin embargo, en los últimos años, está cobrando mucha fuerza el estudio de la otra cara de la moneda, es decir, el crecimiento a pesar de las circunstancias, la salud emocional y capacidad de superación.

El término resiliencia, procede del latín, de la palabra “resilio”, que significa volver de un salto, resaltar, rebotar. Si miramos los diccionarios, veremos que el concepto viene de la física, definiéndose como “capacidad de un material para recuperar su estado inicial después de un golpe”.

Todos en algún momento podemos vernos afectados por sucesos dolorosos y más o menos traumáticos, como la muerte de un ser querido, un despido, divorcio o enfermedad. En estos momentos se pone a prueba nuestra capacidad de superación cuando, después del sufrimiento natural que conlleva este tipo de situaciones, nos levantamos y seguimos adelante o nos hundimos y empezamos a pensar cosas como “todo me pasa a mí” “no tolero que el mundo sea tan injusto” etc. La persona resiliente toma el primer camino. Además de curarse la herida, estas personas sufren una transformación que les vuelve más fuertes aún que antes del suceso doloroso.

Las investigaciones revelan que hay más personas resilientes de lo que podríamos pensar. Quizá tú seas una de ellas y aún no lo sabes. Veamos algunas características relacionadas con la resiliencia:

–          Locus de control interno: Este concepto se refiere a la sensación de que formo parte de lo que ocurre a mi alrededor para ponerlo a mi favor. Las cosas no dependen del azar ni de la mala o buena suerte si no de mí mismo. Las personas resilientes piensan que pueden cambiar las cosas para que les vaya mejor.

–          Percepción de apoyo social y ser querido: No es tan importante el número de gente que tengamos a nuestro lado sino la sensación de cariño y apoyo con la que vivamos nuestras amistades.  Las personas resilientes mantienen relaciones saludables con los demás.

–          Confianza: Confiar en tu potencial y ser consciente de tus limitaciones es fundamental para sobreponerte a situaciones difíciles, para aprender (no castigar) si hemos hecho algo mal y también poder premiarnos por los logros conseguidos o el esfuerzo realizado en el camino.

–          Capacidad de adaptarse a los cambios: Las personas resilientes mantienen la capacidad de adaptarse a lo que ocurre a su alrededor. A pesar de tener las ideas claras sobre lo que quieren y lo que son, pueden flexibilizar sus metas y ver el cambio como una oportunidad de crecimiento.

–          Gratitud: Existen numerosos estudios que relacionan la fortaleza de la gratitud, con salud mental y felicidad. Poder dar las gracias sin necesidad de que ocurran hechos extraordinarios, tiene grandes beneficios psicológicos y físicos. Las personas resilientes mantienen una actitud ante la vida positiva y tienen la capacidad de agradecer pequeños detalles.

 Aunque hay algunas variables relacionadas con la resiliencia con poco margen de cambio, como la inteligencia o tener un temperamento tranquilo, es decir, tener “buen carácter”, esta capacidad la podemos poner en práctica y desarrollarla. Recuerda que las personas resilientes no nacen, se hacen y por tanto cada día tienes una nueva oportunidad para sobreponerte a la vida.

voluntad.

Gema ValenzuelaSi quieres realizar alguna consulta en relación a tu relación de pareja, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Gema Valenzuela

Psicóloga Sanitaria

LinkedIn

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81 91 083 77 81

Padres cegados por la exigencia. Por David Lanzas

Querido lector, te propongo un ejercicio: Ponte delante de un espejo al acabar el día y pregúntate ¿Qué 3 cosas he hecho bien hoy?.

Si tu reflejo te devuelve un silencio incomodo quizás sea hora de revisar tus creencias y algún que otro aspecto importante en la educación de tus hijos.

Padres exigentes

 Desde que ponemos un pie fuera de la cama nos enfrentamos a multitud de retos a lo largo del día. Es curioso lo difícil que, a veces, resulta premiarnos por cumplir nuestros objetivos o, yendo a algo mucho más básico, por intentar cumplirlos. La realidad es que en la mayoría de ocasiones solemos poner la mirada en las consecuencias negativas de no hacer algo en lugar de premiar o reconocer el esfuerzo de hacerlo. Esto puede ocurrir por varios motivos pero casi siempre un factor importantes es la manera en que hemos sido educados y lo que se nos ha señalado en nuestra vida por nuestras figuras de referencia (padres, profesores, etc.).

Si se nos ha castigado o prestado mucha atención cuando hemos fallado y no se nos ha reforzado las pequeñas cosas del día a día probablemente hemos aprendido el siguiente esquema.

 

“Lo bueno la norma, el fallo es la excepción”

 

Esta idea, mantenida en el tiempo condiciona la forma de atender el comportamiento de tu hijo, fijándote en lo negativo y perdiéndote sus logros. Esta actitud de los padres hacia los hijos puede generar las siguientes consecuencias.

 Baja autoestima. Los niños que crecen obteniendo mas atención por sus fallos que por sus logros tienen mas probabilidad de desarrollar una autoestima débil que los que son premiados por sus logros, por pequeños que sean.

 Baja tolerancia a la frustración. Si hoy no les enseñamos que equivocarse es NORMAL y SANO, mañana les costara afrontar y resolver los obstáculos que encuentren en la vida.

 Ansiedad. Un niño que no sabe lo que hace bien y no se permite fallar puede convertirse adulto con problemas de ansiedad ya que en muchos momentos de su vida va a experimentar la sensación de no tener los recursos necesarios para afrontar las situaciones que le generen inseguridad.

 Prueba a incorporar estas 3 pautas en la crianza de tus hijos y ayudaras a que sean conscientes y valoren lo que hacen bien.

 Refuerza el esfuerzo, no el resultado. si Tu hijo viene con un 9 en matemáticas, cuando le muestras tu alegría no le digas “ Que bien un sobresaliente”, dile “Que orgulloso estoy de ti por haberte esforzado tanto”. De esta manera señalamos su trabajo y le damos valor . En la vida no siempre obtenemos  buenos resultados pero esforzarnos por conseguirlos ya es un logro.

 Premia las aproximaciones. Es poco realista hacer algo bien a la primera así que muéstrale que con cada intento está un poco mas cerca de su objetivo. No esperemos a que lo logre para reforzarle, queremos que crezca fuerte y capaz, aplaudamos cada nuevo intento y no olvidemos que fallar es vital para aprender.

 Presta atención y valora la realización de sus obligaciones. Que los deberes sean algo obligatorio no hace que sean menos importante. Todos tenemos que cocinar para poder comer y a todos nos gusta que nos digan lo buena que está la tortilla. El refuerzo tiene un papel movilizador y ayuda a que cumplamos nuestros objetivos con una actitud positiva.

 Recuerda que en la vida hay mas oportunidades para hacer pequeñas cosas bien que para lograr grandes hazañas. Démosle a estas pequeñas cosas la atención y el valor que merecen, al fin y al cabo de ellas se componen nuestros días.

Máster en Psicología Infanto-Juvenil Semipresencial P. XVI- 2016/2017

El Máster en Psicología Infanto-Juvenil en sus diferentes modalidades, fue creado en el 2001, con el objetivo de cubrir las necesidades de formación y especialización de los profesionales en esta área. Creado por la Asociación Española de Psicología Conductual (AEPC), es el primer programa de formación que plantea el abordaje de la psicopatología infanto-juvenil, desde una perspectiva más amplia, capacitando al psicólogo en la evaluación, tratamiento e intervención de los problemas clínicos, evolutivos y educativos en la infancia y adolescencia.

master-infantil-xv

Actualmente está organizado por el Instituto Europeo de Psicología Aplicada (IEPA). Cuenta con dos sedes presenciales: Granada y Madrid.

Siguiendo las bases del Espacio Europeo de Educación Superior, apostamos por una formación especializada y con carácter práctico, que fomente los principios de calidad, implicación del alumno en el aprendizaje y competitividad.

El abordaje de esta formación es completamente práctico, adquiriendo el profesional las habilidades técnicas y personales necesarias durante todo el proceso terapéutico, que le aseguren una práctica clínica eficaz, utilizando las terapias más actuales y eficaces.

Pincha aquí para ir a la web de IEPA y ver toda la info

TIEMPO DE CALIDAD (I) – El abc para ser una familia feliz – Por Sandra Méndez

Cuando escuchamos a diferentes profesionales comentar la importancia de buscar un tiempo de calidad para compartir con nuestros hijos, no se están refiriendo a que debamos establecer unos períodos en los que nos entregarnos en cuerpo y alma a ellos para después volver al estado inicial sintiéndonos liberados, como si ya hubiésemos cumplido.

No.

No se trata de fijar espacios concretos de calidad, sino de aprovechar el poco tiempo del que disponemos para que éste sea lo más provechoso posible, dentro de las posibilidades de cada uno, ya sea conduciendo, preparando la cena, jugando o vistiéndolos.

Tiempo de calidad - cocina

Porque importa más la calidad que la cantidad. Aunque suene a tópico, es así.

El ajetreo de la vida que llevamos hace que muchas veces veamos la educación de nuestros hijos como una gran cuesta arriba, con mucha pendiente. Para que exista un cambio, primero debemos convencernos de que éste es posible, de que después de la cuesta, viene llano. Reestructuremos nuestras agendas. Si somos capaces de organizarnos en el trabajo, ¿por qué no íbamos a ser capaces de hacerlo en casa?

Con los siguientes consejos lo que pretendemos es ayudarte para que empieces a vislumbrar ese ansiado cambio que crees necesario y que hará que te sientas mejor con tus hijos y contigo mism@.

Comenzaremos por algo más general pero básico, el “abc” de cómo tener una familia feliz sin morir en el intento:

  1. Para poder ofrecer lo mejor de ti a tus hijos, primero debes sentirte a gusto contigo mism@. No te culpes por creer que no les estás dedicando tiempo suficiente o por pensar que no lo estás haciendo correctamente. No construyas en tu mente una imagen idealizada de lo que sería la madre o el padre perfecto, pues no hará sino caparte como persona, cortarte las alas y frustrarte por no conseguir alcanzar lo que no existe.
  2. Cada madre o padre es diferente. No cometas el error de compararte con el resto. Confía en ti, no temas por las evaluaciones de los demás y cuidado con exigirte más de la cuenta. Si educas desde el amor y el respeto entonces lo harás bien. No te angusties más innecesariamente.
  3. Asume que nadie es infalible, que precisamente por el hecho de ser humanos, nos equivocamos. Lo que verdaderamente importa es aprender de nuestros errores y tratar de corregirlos en futuras ocasiones. Aceptar que no puedes saberlo todo hará que te sientas más relajad@.

En el siguiente post entraremos más a fondo en el funcionamiento diario con los niños. Hasta entonces ya tienes algo para poner en marcha desde hoy mismo. ¡Ánimo!

“Ser felices en el trabajo sólo depende de nosotros”, afirma María Jesús Álava

La psicóloga clínica destacó que el pesimismo afecta tanto a la salud de las personas como de las empresas y que se puede aprender a no sufrir

II Foro Pyme Asturias del Banco Popular y La Nueva EspañaOviedo, Pablo CASTAÑO La psicóloga María Jesús Álava puso ayer en pie a casi 200 empresarios y directivos asturianos para enseñarles a controlar la ansiedad mediante la respiración diafragmática. El ejercicio formó parte de la ponencia “La inutilidad del sufrimiento en el trabajo”, que impartió Álava durante la celebración del segundo Foro Pyme Asturias, organizado por Popular y LA NUEVA ESPAÑA y que reunió en el hotel de la Reconquista a una amplia representación de la empresa asturiana, con la asistencia del alcalde de Oviedo, Wenceslao López, y el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Francisco Blanco. “Sufrir o no en el trabajo, al igual que ser o no felices, sólo depende de nosotros”, señaló Álava.

La directora de LA NUEVA ESPAÑA, Ángeles Rivero, y el director regional de Popular, Carlos Durán, abrieron el acto destacando el protagonismo de pequeños y medianos empresarios como motor económico de Asturias y fueron también los encargados de presentar a los dos conferenciantes. En primer lugar, a Fernando Fernández-Kelly, presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo y de la empresa Azvase, que explicó su experiencia al frente de la compañía asturiana de externacionalización de servicios, que cuenta con cerca de 2.000 trabajadores. Y en segundo lugar, a la empresaria María Jesús Álava, que lleva más de 30 años dedicada a la psicología clínica, educativa y de empresa y es autora de libros como “La inutilidad del sufrimiento”, con más de 400.000 ejemplares vendidos.

“Ser feliz está en nuestras manos”, señaló Álava, que destacó que los empresarios dedican al trabajo, de media, dos tercios del tiempo que pasan despiertos. “¿Alguna vez os han enseñado a disfrutar en el trabajo, a no sufrir?”, preguntó la psicóloga a sabiendas de que la respuesta iba a ser negativa. Fue entonces cuando apuntó que las circunstancias y el entorno laboral influyen, pero que son las personas quienes los crean y que, por tanto, son las que tienen el timón, de ahí la importancia “de tener flexibilidad a nivel mental y emocional”.

Álava destacó que los estudios señalan que los jubilados y los empresarios son los más felices, “los primeros porque tienen tiempo y los segundos porque no tienen jefes y porque sienten que tienen el control de sus vidas”. Sin embargo, señaló que muchos empresarios no son capaces de controlar el sufrimiento en el trabajo, “y eso se transmitirá a la marcha de la empresa y al entorno familiar”. Añadió que el pesimismo afecta a la salud física y emocional, pero destacó que se puede trabajar para evitarlo, que se puede aprender a no sufrir por medio de estrategias para aumentar la ilusión, la felicidad, la seguridad y el optimismo. Destacó, entre los errores a evitar por los empresarios: “Sufrir inútilmente dándole vueltas a hechos ya pasados”, “expresar todo aquello que nos hace estar peor”, “echarle la culpa de lo que pasa a los que nos rodean”, “querer arreglar las cosas haciendo cambios drásticos” o “vivir la contrariedad como tragedia”. Y como reglas de oro recomendó a los empresarios, en primer lugar, que crean en ellos mismos, “porque son modelo para los trabajadores”; que sean conscientes de que ser felices está en su mano; que hay que convertir cada día en un nuevo aprendizaje; que hay que aprender a ser realistas, conociendo posibilidades y debilidades, y que ante la irritación debe aplicarse autocontrol. Fue entonces cuando Álava puso en pie a los presentes en el salón y juntos practicaron la respiración diafragmática para evitar el bloqueo de la ansiedad. “Si aplicamos los principios de la inutilidad del sufrimiento, conseguiremos que el razonamiento venza a la irracionalidad”, destacó Álava.

En el coloquio posterior, a la pregunta de qué pueden hacer los políticos para que los empresarios sean más felices, Álava respondió que los políticos deben ser, sobre todo, “facilitadores, y cuanto menos intervencionistas, mejor”.

El acto lo clausuró el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, que ante los empresarios se identificó como “un emprendedor social al frente de una empresa muy particular que tiene 800 trabajadores, con una fuerte rigidez para contratar, que se financia con impuestos y que debe revertir el 100% en los ciudadanos”.

 

FUENTE: Diario La Nueva España: haz click para ver las fotos y el vídeo del evento