La Psicología protagonista de una campaña de sensibilización sobre Educación en los medios de comunicación

La psicóloga colegiada de Madrid Dª María Jesús Álava Reyes ha protagonizado una campaña de sensibilización sobre educación que ha desarrollado el grupo Atresmedia a nivel nacional.

Mª Jesús Álava Educación Fundación ATresmedia

Esta campaña se ha realizado, a través de la emisión de anuncios en televisión y cuñas de radio, del 1 al 17 de mayo, en todas las cadenas del grupo Atresmedia: Antena 3, La Sexta, Nova, Neox, Mega, Atreseries y Onda Cero Radio.

En esta campaña Dª María Jesús Álava ha dado una serie de pautas y consejos para mejorar los resultados en los exámenes, como prepararse adecuadamente y ayudar a los alumnos a mejorar en los estudios. Seguir un método, hacer esquemas, relacionar ideas, planificar el estudio y estudiar todos los días, son algunos de los temas más relevantes que se mencionan en estos mensajes informativos.

A través de estas «píldoras» informativas, que van dirigidas a familias, escuelas y alumnos, y en definitiva a toda la sociedad en general, se persigue el objetivo de la mejora educativa y sensibilizar a la sociedad, haciéndoles partícipes de la importancia de su papel en materia educativa.

Se puede ver uno de los spots de la campaña pinchado aquí.

Anuncios

Cómo modificar las creencias sobre nuestra imagen corporal. Por Paula Hernández

Se acerca el verano y con ello un aumento de las preocupaciones sobre nuestro aspecto físico.

Muchas veces la forma de conseguir ese físico ideal no es la más adecuada y dejamos que nos afecten nuestras creencias sobre la imagen corporal descuidando algo fundamental para nuestro bienestar tanto físico como psicológico, la dieta mediterránea.

CÓMO MODIFICAR LAS CREENCIAS SOBRE NUESTRA IMAGEN CORPORAL

Estas creencias  sobre la imagen corporal, pueden hacer que saquemos conclusiones erróneas como “los hombres no me piden salir por mi peso”, “las mujeres no se van a fijar en mí”… y en numerosas ocasiones no coinciden con la realidad. Además, una imagen corporal negativa influye en la forma global de vernos, de modo que lo utilizamos para autoevaluarnos y esto puede llevar a dañar nuestra autoestima.

Es fundamental que este tipo de creencias autodevaluadoras o pensamientos automáticos los convirtamos en pensamientos más funcionales y precisos. Al tratarse de pensamientos que se encuentran profundamente arraigados, no debemos asustarnos si al principio no nos resulta fácil crear nuevos pensamientos, requiere práctica.

Una forma de realizar el cambio de pensamientos podría ser:

  1. Detecta el pensamiento automático o creencia autodevaluadora y registrarlo.
  2. Observa los efectos del pensamiento en tus sentimientos y conductas. “¿Cómo me siento cuándo pienso así?”, “¿Cómo me lleva actuar esta forma de pensar?”
  3. Replantea ese pensamiento en forma de hipótesis que pueda probarse y busca evidencias a favor y en contra. Por ejemplo, si pensamos “todos van a pensar que estoy gordo o gorda” podemos preguntar a conocidos qué opinan sobre nuestro peso.
  4. Reflexiona sobre la funcionalidad del pensamiento, para ello podrías hacerte preguntas como: “¿me ayuda a conseguir mis objetivos?”, “¿me ayuda a sentirme bien?”
  5. Ahora vamos a pensar de otra forma, busca alternativas a ese pensamiento. Para acabar con esos pensamientos, tenemos que construir otros más positivos y que no nos permitan cometer errores.

Por otro lado, no debemos olvidar la importancia de los beneficios que la dieta mediterránea tiene, puesto que entre otros, ayuda a prevenir el deterioro cognitivo y las demencias. Se ha demostrado que este tipo de alimentación es beneficiosa para la salud del cerebro, del corazón y para prevenir enfermedades asociadas a riesgos vasculares como la hipertensión, la diabetes y el sobrepeso, afecciones que se asocian también a un mayor riesgo de deterioro cognitivo.

Por tanto, es fundamental tener presentes las bases de la dieta mediterránea para dar los mejores alimentos a nuestro cerebro:

  • Frutas, verduras, legumbres, pescado y cereales integrales.
  • Aceite de oliva virgen extra (u otras grasas no saturadas como las que proporcionan los frutos secos) como fuente principal de grasas.
  • Legumbres y pescado dos veces por semana.
  • Consumo escaso de sal y dulces.
  • Evitar conservantes y colorantes, optando por una cocina lo más natural posible

¡Manos a la obra, ahora toca cuidarse tanto por fuera como por dentro!

Mª Jesús Álava Presenta en Lorca su libro Las 3 Claves de la Felicidad

La psicóloga María Jesús Alava presenta mañana a las 19 horas en el teatro Guerra de Lorca su último libro “Las tres claves de la felicidad” en el marco de la vigésimo sexta edición de la Semana Cultural de la Asociación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios.

Las 3 claves de la felicidad - Mª Jesús Álava

Alava, autora de “La inutilidad del sufrimiento” del que vendió más de 300.000 ejemplares, presenta esta nueva obra, editada por La Esfera de los Libros en la que “aprender a perdonarse” aparece como la principal receta para que cada uno pueda “coger las riendas de su vida”, afirma la escritora.

El volumen recoge casos de sufridores natos, de personas con la autoestima bajo mínimos y de aquellos que se sientes miserables tras haber perdido el empleo y muestra recetas que pueden servir para superar ese tipo de situaciones.

El libro de auto-ayuda recoge además un test que el lector puede completar antes y después de su lectura para analizar su caso.

La psicóloga acaba de publicar un estudio sobre la relación entre la felicidad y la capacidad para perdonarse a uno mismo, en el que participaron casi 700 personas, según el cual el 45,6 por ciento de los españoles identifican que para lograr la felicidad lo más importante es quererse a uno mismo.

La importancia del cuidado del cuidador. Por Leire Bullain

Si observamos nuestro entorno: familia, comunidad de vecinos, barrio, trabajoserá fácil encontrarnos con casos similares a estos:

  • Juan cuida a su hija con anorexia.
  • Catalina cuida a su hermana con demencia.
  • Angeles cuida a sus padres.
  • Beatriz cuida a su hermano con discapacidad intelectual y a su madre.
  • Sofía cuida a sus padres que están mayores.
  • Fernando cuida a su mujer que padece de esclerosis.
  • Amparo cuida a su hijo diagnosticado de cáncer.
  • Miguel cuida a su padre que se ha roto la cadera.

Quién cuida al cuidador

 La mayoría de nosotros en un momento de nuestras vidas nos convertiremos en cuidadores. Cuidar de una persona mayor y/o enferma nos puede llevar a experimentar un desgaste emocional importante para el que tendremos que prepararnos y aprender.

 Si no lo hacemos, ¿qué puede suceder?

  • Sentiremos baja autoestima.
  • Percibiremos que no tenemos vida propia.
  • Experimentaremos soledad, abatimiento, tristeza.
  • No tendremos ganas de hacer nada.
  • Dejaremos pasar momentos de los que disfrutar.
  • Podremos sufrir enfermedades como: dolores de cabeza, problemas estomacales, resfriados, alteraciones en el sueño, etc.
  • Instauraremos malos hábitos en nuestra vida cotidiana: fumar, beber, hacer uso indiscriminado de fármacos, una vida sin ejercicio físico ni relaciones

 Sin embargo, los psicólogos sabemos que no son los acontecimientos estresantes los que nos producen problemas, sino la valoración y afrontamiento que hacemos de ello.

 Los problemas forman parte de la vida y resolverlos también.  Por tanto,  ¿qué podemos hacer?

  • Decidiremos libremente y sin presiones.
  • Tendremos claro el porqué de nuestra ayuda.
  • Tendremos derecho a vivir una vida plena.
  • Trabajaremos los aspectos que podemos controlar (la forma de comunicarme, los cuidados físicos, la actitud en momentos difíciles) frente a los que no podemos controlar (la evolución de la propia enfermedad, el comportamiento de otras personas)
  • Pediremos ayuda.
  • Miraremos hacia las soluciones y no a los obstáculos con los que nos encontramos.
  • Cuidaremos nuestro cuerpo: Alimentación, sueño, ejercicio físico, visitaremos al médico cuando lo necesitemos.

 

Leire Bullaín

Leire Bullaín

 

No dudes en ponerte en contacto con nosotros si te reconoces en alguna de estas situaciones o crees que puedes llegar a ellas.

Leire Bullain: LinkedIn

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 

lbullain@fundacionalavareyes.com

Cómo mejorar el estado de ánimo y la calidad de vida. Cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo

Entre el 3 y el 5 de agosto y dentro del marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Santander, tendrá lugar el curso “Cómo mejorar el estado de ánimo y la calidad de vida” en el que interviene como ponente Mª Jesús Álava Reyes.

Os dejamos el enlace a la página de la UIMP donde podéis encontrar toda la información. Pincha en la imagen:

COMO MEJORAR EL ESTADO DE ÁNIMO Y LA CALIDAD DE VIDA

Los obstáculos del perfeccionismo. Por Matilde Brox

Vivimos en una sociedad competitiva, en la que los mejores tienen más posibilidades de alcanzar el éxito, en el  ámbito laboral,  se  buscan y contratan  a aquellas personas que parecen sobresalir del resto.

Hay trabajos en los que el ser perfeccionista puede ser muy positivo y recomendable como aquellos dedicados a la  investigación,  en los que cada mínimo detalle cuenta.

Fuera del área laboral  también se admira aquello que tiene que ver con la calidad y la excelencia, se busca  tener un aspecto  corporal envidiable,   ser padres y madres excelentes, etc.

La búsqueda de la superación  es muy loable y puede ser el motor para la motivación  y los logros  personales,  el problema deviene cuando ese perfeccionismo  se convierte en un inconveniente, a veces incluso en algo patológico.

Perfeccionismo

¿Qué significa ser perfeccionista?

  • Es un rasgo del carácter que consiste en la creencia de que las cosas pueden hacerse de manera perfecta, en una forma extrema de pensar que o son  perfectas o no sirven.
  • Conlleva la búsqueda de la excelencia en el trabajo, esto acarrea  pérdida de mucho tiempo al intentar  mejorar lo que se está haciendo sin decidirse a darlo  por terminado por no encontrarlo nunca lo suficientemente bueno.
  • Se piensa que cualquier trabajo siempre  es susceptible de mejora.
  • Un perfeccionista cree que el valor de las personas depende de los  éxitos alcanzados
  • Son personas muy críticas y exigentes consigo mismas que no aceptan cometer un error y revisan las cosas una y otra vez.
  • Con su forma de hacer se ganan una reputación a la que no están  dispuestos a renunciar porque, además,   nuestra sociedad  tiene muy buena consideración con  las personas perfeccionistas
  • También la exigencia puede darse al relacionarse socialmente y pueden ver a los demás  como faltos de compromiso o irresponsables.
  • Suelen tolerar muy mal las críticas

¿Cuáles pueden ser las causas de este rasgo de personalidad?

  • Puede haber una predisposición genética pero el ambiente juega un papel muy importante.
  • Puede ser resultado de una educación en un ambiente autoritario de gran exigencia.
  • Haber vivido una infancia en la que no  se premiara  nada más que los logros externos, sin tener en cuenta otras cualidades y valores personales.
  • La gran competitividad de la sociedad actual en la que se exige ser mejor que los demás,
  • Una baja autoestima que se intenta superar con el trabajo y la admiración de los otros.

Consecuencias de ser perfeccionista

  • Difícilmente se encuentran felices porque en el fondo se sienten llenos de obligaciones del tipo “debería” (debería haberlo hecho mejor, debería mejorar esto…)
  • Les falta tiempo para el resto de las facetas de su vida.
  • El perfeccionismo puede, también, ser muy negativo porque puede dar lugar a la  procrastinación, es decir, a  posponer las tareas pendientes porque no se está seguro de saber actuar de una forma correcta y esta indecisión dilatarla en el tiempo.
  • Tienen una gran sensación de que el ideal al que quieren llegar no acaban de alcanzarlo. Esto les causa gran frustración.
  • Físicamente tienen mucho cansancio, ansiedad y malestar.
  • Puede dar lugar a una baja autoestima si el rendimiento no ha estado al nivel de lo que esperaba conseguir.
  • Pueden llegar a sufrir un trastorno  obsesivo compulsivo.

¿Qué puedo hacer si soy perfeccionista?

  • Buscar unos buenos resultados a la vez que trabajar la flexibilidad entendiendo que las cosas pueden ser buenas de muchas maneras distintas.
  • Aceptar que los errores son necesarios porque nos hacen aprender y crecer como personas.
  • Reconocer que tenemos  derecho a equivocarnos.
  • Trabajar la autoestima y el respeto hacia nosotros mismos.
  • Relajarnos ante la vida, disfrutar de ella y vivirla tal cual es.
  • No compararnos con los demás.
  • Marcarnos objetivos, planificar el tiempo y dedicarle un tiempo razonable a cada  tarea, sin caer en la tentación de alargar indefinidamente un trabajo.
  • No gastar toda nuestra energía en un solo proyecto u objetivo.
  • No descuidar el resto de facetas importantes en nuestra vida.

 

Matilde BroxMatilde Brox Gómez

Psicóloga sanitaria M 29186

mbrox@fundacionalavareyes.com

Fundación Mª Jesús Álava Reyes