El peligro y las consecuencias de que papá te haga la tarea. Por Silvia Álava

En los últimos 30 años hemos pasado de los educadores que reclamaban más implicación de los padres en el trabajo escolar de sus hijos a los terapeutas que piden autonomía para los pequeños. Menos dependencia. ¿Qué ha pasado? El 83% de los docentes han detectado en alguna ocasión que papá o mamá son quienes hacen las tareas de su hijo, según una sorprendente encuesta a partir de las respuestas de los progenitores. ¿Es grave? A este paso un porcentaje alto de los escolares de hoy, mañana no sean capaces de enfrenten con garantías a la vida

deberes niño

Muchos padres se quejan de la cantidad de tarea escolar que tienen que hacer sus hijos en casa. Y de ellos, algunos confiesan que les ayudan para que tarden menos y acaben antes. Para conseguir con ello que tengan tiempo “de hacer otras cosas”. La falta de tiempo o las prisas. Un lugar común. Frases similares ha tenido que escuchar con inquietud, Cristina Gutiérrez, educadora emocional con 30 años de experiencia sus espaldas de intervención extraescolar con menores. Ella codirige la Granja Escuela de Santa Maria de Palautordera, en Girona. “Detecté que los niños ya no me atendían en las explicaciones como antes y de que era incapaz de solucionar conflictos. Lo consulté con mis compañeros y les pasaba a todos”, asegura.

De su celo y preocupación profesional salió la sorprendente encuesta que ha encendido las alarmas. Autora del libro “Entrénalo para la vida” (Plataforma Editorial), Gutiérrez centra su actividad e intervención en unos 10.000 niños que pasan anualmente por el centro en el que trabaja. Niños de la escuela pública y la privada, de distinta extracción económica y cultural. Una muestra heterogénea.“Decidimos hacer una encuesta a niños y padres. E incluimos preguntas sobre las tareas del colegio. Yo esperaba que en torno a un 70% de los progenitores ayudaran demasiado a sus hijos, pero es que la sorpresa fue mayúscula: ¿Un 83% hace la tarea a sus hijos. De su puño y letra. Directamente”.

Pero si sorprendente es la cifra, aún más lo son los motivos que aducen para hacerlo así: “Una mamá decía que pidió ayuda a la profesora de su hija -2º de la ESO, 13 años- para que le advirtiese a la menor que debe ser ella quien haga las tareas. ¿Por qué no lo hacía mamá? Porque no quería discutir con su hija. Por miedo a las consecuencias. En otro caso, otra mamá le pedía a los profesores de su hijo que no subiera más el nivel de los deberes porque, a ese ritmo, no podría seguir haciéndolos”, concluye Gutiérrez. Además de esto, la encuesta arrojaba que del 9% de adultos que han reconocido hacer los deberes de sus hijos, un tercio de ellos han respondido que los hacen cuando el niño está demasiado cansado y, casi la mitad, “porque consideran que sus hijos tienen demasiados deberes y así los liberan de tanta carga”, indica Gutiérrez. El resto, algo más del 15%, los hacen ellos porque el niño no los quiere hacer.

¿Nos hemos convertido los padres en los ‘negros’ de nuestros hijos?¿Somos los autores de sus trabajos,  quienes les solucionamos siempre la ‘papeleta? El caso es que si hace 20 años casi todas las instancias educativas pedían a los padres españoles más implicación en el aprendizaje y en el trabajo escolar de los hijos, ahora la tendencia ha variado.Y se reclama lo contrario: Menos protección o, directamente, que los deberes y trabajos escolares los hagan ellos.

Todos los datos de las encuestas se sistematizaron gracias a la colaboración de Rafael Bisquerra, profesor de la Universidad de Barcelona especialista en Métodos de Investigación y Diagnóstico de la Educación. La principal conclusión es clara: Les protegemos demasiado. Pero este especialista hace una reflexión sobre el clima que las excesivas tareas escolares crean en casa: “Puede ser comprensible comprensible que algunos progenitores actúen así. En ocasiones, hay una excesiva presión en casa con los deberes. ¿Realmente son necesarios tantos trabajos? Finlandia obtiene estupendos resultados educativos y es de los países en los que menos tarea escolar se manda para casa. Por un lado yo apostaría por un sistema educativo que se fijara más en lecturas divertidas para los alumnos, pero además recordaría los padres que su comportamiento es el primer paso la educación de sus hijos. Si lees, es más fácil que tu hijo lea”. 

“Cargamos con su trabajo y con su mochila. Y les preparamos el desayuno y el bocata todos los días. Aunque tengan 12 años. ¿Por qué? “, señala la psicóloga Silvia Álava, del Centro de Psicología Álava Reyes de Madrid. En opinión de esta terapeuta, el problema es grave.  “Debemos mentalizarnos que los deberes y tareas escolares son de los niños. Es su responsabilidad. Y es bueno que afronten su responsabilidad. Los padres hemos de acompañarles y solucionar alguna duda puntual, incluso mandarle repetir alguna cosa si observamos que lo ha hecho mal y con desgana. Pero nada de sentarnos a su lado a hacerlo. Y mucho menos hacerlo nosotros”.

No es lógico que a un padre quiera cargar de trabajo y responsabilidad a su hijo, pero puede que estemos disparando una ola que nos salga por la culata. ¿Por qué puede ser tan perjudicial?  “Me encuentro cada día con muchos problemas de inteligencia emocional en menores. ¿Qué harán cuando deben enfrentarse ellos a la vida?Nuestros hijos pueden acumular muchas debilidades y alimentar un complejo de inferioridad”. O sea, la actitud correcta es decir al menor, hazlo tú. Y hazlo bien. “De ese modo estaremos fomentando la seguridad en si mismo y la autoestima. Y es que aunque en psicología no hay relaciones causa efecto inmediatas sí que se está describiendo un nexo de este tipo de educación sobre protectora de los padres en niños que sufren acoso escolar”, remacha la psicóloga Silvia Álava.

Deberes niña

Para la educadora emocional Cristina Gutiérrez todo tiene que ver con nuestra forma de vida actual. No tenemos tiempo. “En mi trabajo directo con niños les animo a dibujar a sus familias. Y en algún caso curioso hay niños que se han dibujados a ellos mismos rodeados de perros. Y en otros han dibujado a su abuela y a su madre, pero no a su hermano mayor y a su padre, por ejemplo. Ocurre, por desgracia, que no paramos a mirar a nuestros hijos. No les prestamos atención”. Y de ahí , pasamos al sentimiento de culpa y a intentar ‘fabricar’ una vida fácil.

¿Y si hacer los deberes con nuestros hijos es sólo la punta del iceberg? Detrás pueden producirse, de manera relacionada, casos de violencia doméstica de padres a hijos, o autolesiones de adolescentes por su baja tolerancia al fracaso y la frustración. O simplemente, adultos débiles que no están preparados para afrontar una vida cargada, como la del todo el mundo , de responsabilidad. Al fin y al cabo, el informe PISA demostró que pocos, muy pocos españolitos de 15 años, a la edad en que sus abuelos ya eran capaces de mantener un hogar con su trabajo, actualmente no son capaces de programar el aire acondicionado.

Anuncios

Claves para escoger la tablet más adecuada para tu hij@. Por Sandra Méndez

Si estás pensando en comprar una tablet para tu hij@ te vendrá bien leer este post en el que te damos algunas orientaciones que deberías tener en cuenta antes de nada.

Desde que llegaron a nuestras vidas en 2010, las tablets se han convertido en un acompañante inseparable. Un estudio acerca del uso de las tablets en las familias revela que el 91% de ellas tiene una en casa y muchas de las que no la tienen están pensando en comprarla próximamente. Que no nos extrañe cuando vemos a un bebé que está trasteando con un objeto que pilla por banda hacer gestos como si de una pantalla táctil se tratara, imitando con sus dedos los movimientos que ha visto hacer a sus padres. Admitámoslo: son auténticos nativos digitales y ello puede tener múltiples ventajas a nivel educativo, ¡aprovechémoslas!

Las tablets orientadas exclusivamente para niñ@s están de moda y son muchas las alternativas que podemos encontrar en el mercado. Sin embargo, ¿cómo saber si estamos haciendo una buena compra?, ¿qué es lo más importante que debemos tener en cuenta? Los aspectos más relevantes a nivel técnico son:

  • El procesadorSerán mejor opción aquellas tablets que cuenten con Dual o Quad Core (2 o más núcleos), ya que aumentará la velocidad de ejecución de sus aplicaciones y disminuirá el consumo de la batería.
  • La memoria RAM. Es un factor clave si no queremos que cualquier juego o vídeo tarde una eternidad en cargarse. Lo ideal sería comprar una tablet de 1 GB.
  • Acceso libre a Google Play. Muchas tablets pueden resultar por fuera muy atractivas para nuestros hij@s, pero tener el inconveniente de no poder acceder gratuitamente a Google Play, donde sin duda encontramos la mayor variedad de Apps, ya sean gratuitas o de pago. No obstante, este inconveniente suele subsanarse con plataformas propias de la tablet, siempre y cuando ofrezcan Apps gratuitas en sus tiendas, como es el caso de Paquitoland, de la tablet Paquito Mini de Imaginarium (179 €).
  • Memoria interna. Si la tablet tiene una ranura para introducir una tarjeta MicroSD, la cantidad de memoria interna no se convierte en un aspecto tan importante a tener en cuenta.

Cuando barajamos la idea de comprar una tablet para nuestr@ hij@, no nos paramos a pensar en qué se diferencia una exclusivamente diseñada para niños de una tablet normal. Realmente, en el contenido pre-instalado y en el control parental. Sin embargo, podemos encontrar muchas Apps gratuitas de control parental, como por ejemplo Kid’s Place o Kido’z. En cuanto a los programas pre-instalados, no tiene sentido comprar una u otra tablet por las aplicaciones que traiga, ya que la mayoría de las preferidas por l@s niñ@s se pueden descargar de forma rápida y gratuita. La idea con la que tenemos que quedarnos es que cualquier tablet puede tener control parental. No necesitamos comprar una tablet infantil para disponer de estos sistemas de protección.

En definitiva, la elección final irá en función de la edad que tenga el/la niñ@, del uso que vaya a darle y del presupuesto del que dispongáis. Aquí os dejamos algunos modelos concretos que van desde los 60 hasta los 179€. Hemos incluido tanto tablets infantiles como normales para adaptar a niñ@s y ser una buena elección para toda la familia:

Sunstech

 

 

 

Venstar

 

 

 

 

 

Diset

 

 

 

 

 

Peque Tablet Kids

 

 

 

 

 

BQ Maxwell

 

 

 

Ingo Monsters High

 

 

 

 

Clempad

 

 

 

 

Clan tablet

 

 

 

 

Mini Paquito

 

 

 

 

 

Es importante tener en cuenta que no existe la tablet ideal para niños, cada una ofrece unas prestaciones propias que se ajustarán más a unos casos que a otros. Lo que sí es cierto es que la tecnología supone un gran apoyo en su educación. El 90% de los estudiantes considera que la tablet le ayuda a estudiar y, en muchos aspectos, se ha convertido en el sustituto del ordenador.

La tablet resulta útil tanto dentro como fuera del entorno educativo. Si como muchos otros padres tú también has decidido comprar una tablet para tu hij@, no dudes en descargarte Gomins, el videojuego que te ayudará a evaluar y desarrollar la Inteligencia Emocional de tu hij@; porque los videojuegos no tienen por qué ser un simple divertimento, sino también, y lo que es más importante, una valiosa herramienta de aprendizaje.

El proceso de duelo en los niños. Por Sara Ríos

Duelo niñosLa muerte es algo que a todos nos inquieta y nos angustia, y solemos evitarlo hasta que no queda más remedio que enfrentarse a lo “inevitable”. Por este motivo, no queremos hacer partícipes a los niños de lo que esto significa, pensamos que si no les contamos nada sobre este hecho, estarán protegidos y crecerán felices y sin preocupaciones. Como padres y adultos, nos sentimos en el deber de protegerlos y hacerles la vida mucho más cómoda y fácil sin que sufran en ningún momento.

Sin embargo, nos guste o no, la muerte forma parte de la vida. Los niños conocen de alguna manera la existencia de este acontecimiento y se hacen preguntas sobre ello. Por lo que si nadie les explica nada o lo hacen de manera confusa, ellos mismos se forman sus propias teorías sobre el hecho de morir que pueden resultar mucho más angustiosas para ellos de lo que significa en realidad la propia muerte. Ésta es dolorosa, pero lo es más que sus pensamientos erróneos sobre ella lo aterroricen.

Por tanto, como adultos, debemos enseñar a los niños a construir correctamente su propia idea sobre la muerte. Es necesario decirles la verdad de lo ocurrido adaptándolo a su lenguaje y su capacidad cognitiva, resolver las dudas que tengan y ayudarles a expresar sus emociones.

Una vez que ya le hemos explicado lo sucedido, comienza lo que se conoce como el duelo, un proceso emocional y normal por el que pasan las personas cuando han sufrido la pérdida de un ser querido. Los niños y adolescentes, aunque muchos adultos no lo crean, también llevan a cabo este proceso ya que son capaces de darse cuenta de los cambios que suceden a su alrededor tras la muerte de una persona significativa. Sin embargo, hay que tener en cuenta que su manera de elaborar el duelo es distinta a la que hacen los adultos.

  • Los niños necesitan la presencia de los adultos en estos momentos ya que todavía no tienen desarrollados totalmente los mecanismos internos para hacer frente a esto y precisan de ayuda externa para sentirse mejor y más seguros.
  • El adulto debe enseñarle cómo expresar sus emociones dejándole que expresen su dolor y tristeza. Hay que tener en cuenta que los niños suelen expresar sus emociones a través del cuerpo más que con la palabra (somatizaciones, cambios en la conducta, etc.)
  • El estado de ánimo del niño es más cambiante que el del adulto, lo cual hace que pasen rápidamente de estar tristes a dedicarse a otras actividades como jugar, ver la televisión, etc. Esto es un comportamiento normal en un niño en duelo.

Por tanto, es importante tener claro las claves básicas para ayudar a los niños y adolescentes en duelo:

  • Cuando un adulto tiene que ayudar a un niño a superar un duelo, es necesario que el propio adulto disponga de ayuda para poder llevar a cabo esta tarea de la manera correcta.
  • Arropar al menor y ofrecerle compañía familiar en todo momento.
  • Informar al colegio de lo ocurrido para que lo tengan en cuenta.
  • Es muy importante reestablecer el día a día del menor, seguir con la rutina para que sienta que su vida no se desmorona y que sigue sintiéndose atendido.
  • Ayudarle para que exprese sus emociones y resolver sus dudas diciéndole siempre la verdad adaptada a su momento evolutivo, siendo el adulto un modelo para él.

Si tienes alguna duda sobre cómo abordar el duelo con tu hijo o si ves que éste no es capaz de afrontarlo correctamente, no dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos en lo que necesites.

Sara Ríos GilSara Ríos Gil

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81

srios@fundacionalavareyes.com

LinkedIn

Mamá, papá, ¿qué son los refugiados? Colaboración con El Huffington Post

Cuando llega hay que saber qué decir. Toda pregunta tiene una o varias respuestas posibles. Y acertar no es fácil. “Las mamás lo saben todo”, me dice Clara desde sus cinco años cuando le confieso que no tengo ni idea sobre lo que me acaba de preguntar. “¿Qué es un gas?”, me soltó mientras sacaba de la nevera agua con “un estado de agregación de la materia en el cuál las moléculas interaccionan débilmente”, según Wikipedia. Ver la animación de las bolitas rojas y azules lo complicó todo aún más. Clara sigue sin saber qué es un gas y yo sigo sin saber cómo explicárselo. Google para nosotras no es suficiente.

Refugiados

El mundo, ya sea en estado líquido, sólido o gaseoso, es complejo. Si todas las imágenes de las pésimas condiciones en las que aguardan los refugiados en los campos provocan indignación, aquellas de un padre rapando a su hijo en el campo de Idomeni para acabar con los piojos arañaban directamente el corazón, la conciencia y el alma.

Guillermo Fouce, doctor en Psicología y presidente de la Fundación Psicología sin Fronteras cree que “los niños no son ajenos a lo que pasa en su entorno y cuando algo está en boca de todos les llega. Lo que pasa es que procesan la información en función de su edad”. El mundo no es justo y poco a poco se irán dando cuenta, pero “para no generar indefensión debemos presentar alternativas y si no están de acuerdo podemos explicarles que tienen derecho a protestar”. Luego está la otra cara de la moneda. La Fundación Psicología sin Fronteras atiende a refugiados que llegan a Madrid. Son personas que sufren por distintos duelos. Guillermo identifica hasta siete en este artículo.

A la hora de explicar o no a nuestro hijos la crisis de los refugiados, “todo dependerá de la edad”, sostiene Silvia Álava, psicóloga y directora del área infantil del centro de Psicología Álava Reyes. http://alavareyes.com/ “Lo ideal sería que el niño nos pregunte, pero si no es así, salvo que sea muy pequeño, conviene que el adulto le saque el tema, dado que lo más probable es que algo sepan y que hayan visto y oído noticias relacionadas que tal vez no lleguen a comprender. Además puede ser un buen momento para trabajar la empatía”. Podemos recurrir a ejemplos, si son pequeños: “antes de los once años el pensamiento es concreto y les cuesta hacer abstracciones”. Silvia ha elaborado para nosotros esta impagable guía práctica, que más de un padre o madre en apuros agradecerá.

Decálogo para explicar la crisis de los refugiados a niños

  1. Dejar espacio para que los niños pregunten. Si no lo hacen, salvo que el niño sea muy pequeño, el adulto puede sacar el tema, dado que lo más probable es que el niño haya escuchado o visto algo.
  2. Hay que explicar el suceso adaptándonos siempre a su edad.
  3. No mentirles. Deben conocer que hay países en guerra y que por eso la gente no puede vivir allí y tienen que dejar sus casas.
  4. No es preciso entrar en detalles ni darles más información de la que necesitan.
  5. Dejar siempre abierto el diálogo. No basta con contárselo, hay que dejar que se exprese.
  6. Contestar a sus preguntas. Si nos ven dudar o que no les respondemos, buscarán la información en otra fuente y es mejor que sean sus padres quienes se lo cuenten.
  7. Ayudarles a identificar las emociones. Se les puede decir que estamos tristes, y que nos duele que no puedan vivir en sus casas.
  8. Explicarles que hay gente mala y vincularlo al hecho concreto de la guerra.
  9. Es probable que surjan miedos e inseguridades sobre si a nosotros nos puede pasar lo mismo o si va a haber una guerra en España. En estos casos hay que tranquilizarles y explicarles que no es nada probable y que sepan que pueden estar tranquilos.
  10. Es conveniente utilizar la crisis de los refugiados para trabajar la solidaridad colectiva y la empatía, por eso enviamos mantas, comida, donaciones. Incluso preguntarles qué cosas se les ocurren para ayudar.

¿Y los adolescentes? “Es muy probable que el asunto de la crisis de los refugiados les haya tocado la fibra sensible”, explica Ángel Peralbo, psicólogo y director del área de adolescentes del Centro de Psicología Álava Reyes. “Generalmente tenemos tendencia a evitar que los hijos se empapen de las miserias humanas, sin darnos cuenta de que conocerlas es la única forma de desarrollarnos como personas completas, reales, maduras”. En el caso de los adolescentes, “es especialmente importante que conozcan, en el mayor grado que se pueda, la verdad del drama de los refugiados en toda su dimensión, no únicamente los titulares”, explica convencido Ángel, autor de estas claves muy útiles para abordar este asunto con los hijos mayores.

Decálogo para explicar la crisis de los refugiados a adolescentes

  1. Busca el momento adecuado. No tanto por el impacto de la noticia sino por el estado de tu hija o hijo. Si un adolescente no se muestra receptivo indica que no es el momento para abordar según qué cosas. Recuerda que es una etapa de cambios frecuentes.
  2. Un buen momento suele ser el instante en el que sale la noticia. Captar su atención garantizará que estén dispuestos a escuchar y sobre todo, a participar.
  3. Es muy importante que opinen y comenten lo sucedido. Permitirles que se expresen con libertad y en la medida de lo posible que participen aunque no estemos de acuerdo con sus opiniones. El tacto y un poco de mano izquierda ayudarán a conseguir que os escuchen.
  4. Apoyarnos en las imágenes va a ser muy útil, ya que las toleran mejor que grandes cantidades de información en formato verbal o escrito. Nos ayudan a conmover y a facilitar especialmente su expresión emocional. La edad les ha preparado para ver casi de todo, aunque lo preferible es que los adultos podáis aclarar el significado de ciertos impactos visuales. Pero queramos o no, hoy en día pueden acceder a una cantidad de imágenes antes inimaginable.
  5. Ayudarles a diferenciar entre connotaciones políticas del asunto y la realidad de las familias ya que son dos temas paralelos y distintos. Indefectiblemente las noticias mezclan la realidad del drama con los efectos colaterales y con los diferentes puntos de vista de los afectados por lo que la noticia se hace compleja. Muchas veces a pesar de la capacidad que se les presupone, los y las adolescentes simplifican.
  6. No saturarles. La reiteración de las noticias con frecuencia produce cierto proceso de habituación y es posible que sature, generando un insensibilización, cuando no rechazo. Es bueno que no estemos hablando del asunto cada vez que vemos la ocasión.
  7. Buscar su implicación a través de algún tipo de ayuda. Son muy receptivos a las sugerencias que les permitan sentirse útiles, lo que facilita su acercamiento al drama de los refugiados. Es una etapa en la que si valoran que ante algo no se puede hacer nada, se minimiza la conmoción y la sensibilización; en cambio, sentir que se puede aportar una ayuda, del tipo que sea, facilita la implicación emocional.
  8. Interpelarles para que opinen sobre cómo lo abordarían si de ellos dependiera. Mostrar interés y dar valor a sus ideas supone promover que se sientan importantes, útiles y sobre todo, capaces de aportar e implicarse. Esto mejorará su autoestima. Frecuentemente lo confundimos y llegamos a pensar que la mejora viene por experiencias muy positivas, pero en realidad de éstas tienen ya muchas.
  9. Debéis ayudarles en la expresión de las emociones, su entendimiento y buena gestión, ya que es una necesidad en el ser humano. Es una oportunidad para que situaciones tremendas de la vida que provocan emociones como la pena, la tristeza, el miedo, incluso la ira, puedan facilitar buenos pensamientos que las canalicen.
  10. Hay fuentes de información que profundizan más en la noticia y que van más dirigidas a entender que exclusivamente a sensibilizar o impactar. Organizaciones no gubernamentales que viven y cuentan el drama desde una perspectiva mucho más completa que la que consigue el objetivo de una cámara fotográfica. Los adolescentes están ya preparados desde hace tiempo para sumergirse en estas realidades.

No hay decálogo para comprender la miseria del ser humano. Sólo espero que los gobiernos lleguen a ser la mitad de solidarios que sus pueblos. O que esos niños y adolescentes de los que hablamos logren, por fin, un mundo más justo.

FUENTE:  Maika Ávila: www.twitter.com/maikaavila

Dependencia emocional en la pareja. Por Leire Bullain

Es sorprendente ver como una persona es capaz de convivir con un maltratador o seguir casada con su verdugo. Es más, no solamente es la propia persona la que se encuentra encerrada en tal red sino que además los hijos también (si los tienen) sufren directamente las causas. Entonces, ¿qué es lo que le impide romper con ese infierno que se está viviendo? Es la dependencia emocional uno de los motivos por los que la ruptura en las relaciones insanas se hace aún más difícil.

Dependencia emocional

Dependencia emocional

 ¿Pero, qué es dependencia emocional?

 Hay situaciones en la vida en la que es normal sentirse más dependiente emocionalmente: muerte de un ser querido, quedarse sin trabajo, vivir situaciones traumáticas   Es normal sentirse más débil y buscar la protección de quién no rodea. Pero cuando se experimenta de forma excesiva e incluso sin existir situaciones complejas puede llegar a ser problemático.

 Seguro que has observado personas que:

  •   Les da miedo expresar su opinión ¿qué pensará su pareja?, ¿ y si le parece mal?
  • Si su pareja les propone algo dejan todas las actividades que están haciendo para acudir con ella.
  • Están anuladas.
  • Necesitan una constante atención por parte de su pareja, si no se sienten mal. En muchas ocasiones la atención es con insultos, faltas de respetopero es atención (al menos no se encuentra sola).
  • Harían cualquier cosa porque su pareja no les abandone. Solamente pensar en ello les produce un gran sufrimiento.
  • Necesitan saber en todo momento donde se encuentra su pareja, con quién está, qué hacesi no se encuentran mal.
  • Se sienten desamparadas cuando están solas.
  • Están la gran parte del tiempo preocupadas y tristes
  • Idealizan a su pareja y las escoge con unas características determinadas: ególatras, con gran seguridad en si misma, frías emocionalmente, etc
  • Se quieran y valoran poco.

 Pensamientos de este tipo les viene a la cabeza:

  • Sin ti no soy nadie
  • Todo lo que soy se lo debo a mi pareja
  • Qué voy a hacer sin mi pareja
  • Lo primero es mi pareja
  • Es lo mejor que he tenido en la vida
  • Mi pareja es quien lo sabe todo
  • Soy capaz de cualquier cosa con tal de estar con él

 En definitiva, esto se mantiene porque

  1. Tienen mucho miedo a estar solas: Atribuyen a la soledad una imagen negativa. La soledad como fruto de un fracaso en la relación, en un proyecto en vez de verla como una oportunidad  para conocerse y encontrarse con uno mismo. Es importante vivir con los demás pero es esencial aprender a vivir solo. Somos nosotros mismos la persona con la que estaremos toda la vida.
  2. Han vivido historias de relación de pareja gravemente desequilibradas, o una única relación que ha ocupado la mayor parte de su vida adulta. Experiencias de relaciones de pareja donde el otro se ha instalado en su vida y ha olvidado la suya propia: familia, amigos, conocidos, actividad tanto laboral como de ocioasumiendo como normal conductas que no lo son (faltas de respeto, insultos, vejaciones).
  3. Tienen una baja autoestima- se sienten anuladas por su pareja. No se sienten orgullosas de nada. Tienen una idea errónea sobre su persona y lo que valen. No han reparado en cuales son sus cualidades tanto positivas como negativas. No han dedicado tiempo así misma, a conocerse y valorarse. Esto les impide sentirse satisfechas consigo mismas.

 

Recuerda: Somos nosotros nuestros mejores amigos o enemigos. ¿Por qué no decides quererte?.

 

Leire Bullaín

Leire Bullaín

Si la situación nos desborda no esperemos a encontrarnos con un problema mayor, seamos prácticos y hagamos frente a la situación: en nuestra mano está pedir asesoramiento psicológico.

Leire Bullain: LinkedIn

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 91 083 77 81

lbullain@fundacionalavareyes.com