Apatía: ¿Qué es y cómo superarla? por Paula Hernández

La apatía es la desgana, pasividad, desmotivación o indiferencia hacia algo.

Apatía

Se trata de un estado de ánimo en el que el individuo refleja falta de emoción, motivación o de entusiasmo, por el que cualquiera puede pasar en algún momento de su vida. Entre los síntomas que pueden acompañarla se encuentran:

 

  • Cansancio
  • Aburrimiento
  • Tristeza
  • Desgaste físico
  • Reducción del esfuerzo y tiempo dedicados a la actividad
  • Pérdida de iniciativa o persistencia
  • Pensamientos negativos, como pueden ser:
    • “Soy tan perezoso, no sirvo para nada”
    • “Esto es aburrido”
    • “Que pereza me da ir a la compra”
    • “No tengo ganas
    • “Creo que no soy capaz de estudiar todo esto, mejor lo dejo”
    • “Mañana tengo que entregar el informe a mi jefe y no consigo ponerme”
    • “Tengo que recoger la casa, pero me da una pereza…”
    • “Ahora una reunión… No tengo ninguna gana”

 ¿Cómo puedo superar la apatía?:

ApatíaEntre las cosas que podemos hacer para superar la apatía están:

  1. Sustituir pensamientos negativos por otros más positivos “Adiós al pesimismo, hola a los pensamientos positivos”: dar la vuelta a los pensamientos negativos y convertirlos en positivos ayudará a mejorar el estado de ánimo. Algunas frases que pueden contribuir a ello son:
  • “Puedo lograrlo”
  • “Lo estoy haciendo lo mejor que puedo”
  • “Sigue así”
  • “Bien hecho, voy por el buen camino”
  1. Establecer objetivos: consiste en establece metas más fáciles de alcanzar, por ejemplo, aguantar 10 minutos más estudiando o trabajando cuándo las ganas empiecen a desvanecerse. Crear una lista de deseos, metas y motivaciones permite tener los objetivos presentes y puede contribuir a mantener la energía mientras son cumplidos.
  2. Se disciplinado, no te fijes tanto en el tiempo de trabajo o de estudio, sino en si has conseguido tu objetivo o no. No te permitas abandonar hasta que el objetivo este cumplido.
  3. Reconocer méritos: se trata de reconocer el esfuerzo que uno mismo hace para alcanzar su objetivo final y que se premie por ello, por ejemplo, viendo la serie favorita, tomando un descanso de más tiempo, escuchando música… Castigarse por no lograr los objetivos puede tener un efecto no deseado, como confirmar los pensamientos acerca de la pereza.
  4. Organización: estar rodeado de desorden no contribuye a la motivación, por eso es importante mantener el lugar de estudio o trabajo ordenado y retirar aquello que genere distracciones.
  5. Cambio de hábitos: es fundamental poner en práctica hábitos saludables como el sueño o la alimentación. Una mala dieta o no dormir suficiente genera falta de energía para que el cuerpo pueda realizar las actividades necesarias, lo que puede producir falta de interés al llevarlas a cabo.

Piensa en los beneficios que puede conllevar el esfuerzo que estás haciendo para alcanzar tus objetivos.

Paula HernándezPaula Hernández García

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 91 083 77 81

phernandez@fundacionalavareyes.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s