Separaciones conflictivas entre padres… ¿cómo afectan a los niños? Por Sara Ríos

“Es una mala madre, nada más que lo quiere por el dinero”, “La nueva novia que tiene Separaciónes una bruja y sus hijos ya ni te cuento…”, “El sábado es su cumpleaños y el niño quiere que vaya…yo creo que le compro cualquier cosa, se la doy en un momento antes de irme a trabajar  y así me ahorro ir y ver a la madre”, “Es que no sabe ser responsable, me lo trae siempre sin duchar, con la ropa sucia, sin los deberes hechos… y encima quiere la custodia”, “Al final tú eres la mala y él el bueno”… Estos y otros muchos comentarios son los que día a día tienen los padres con sus conocidos, familiares, e incluso con nosotros como profesionales constantemente en la consulta. Lo que no se dan cuenta, es que la mayoría de las veces lo dicen en presencia de sus hijos y, aunque piensen lo contrario, ellos lo escuchan y lo sienten todo.

Pasar por una separación conflictiva siempre es un acontecimiento desagradable para los dos por todos los trámites y disputas que tienen que pasar, pero esto empeora si hay hijos en común de por medio. Muchas veces los padres no los tienen en cuenta cuando deciden separarse y, otras veces, piensan en ello pero no son conscientes de que los niños lo sufren igual o incluso más. Están expuestos a cambios continuos de residencia, a formas distinta de educar, a enfrentamientos entre ellos e incluso, a veces, son el foco del desahogo del uno contra el otro (“anda que vaya tela tu madre”, “tu padre no te quiere venir a buscar”, “vaya madre te ha tocado”…)

Las respuestas que los niños suelen tener ante este tipo de separaciones pueden llegar a ser: preocupación, rabietas, ansiedad, tristeza, dificultades en el colegio, problemas de autoestima, autoculpabilización, etc. Sin embargo, también depende de las características personales del niño, sus estrategias de afrontamiento y, sobre todo, cómo los padres se impliquen con sus hijos en este sentido. También puede llegar a suceder, sobre todo en niños más mayores,  que se “aprovechen” de la situación y chantajeen a sus padres o que se decanten por uno de ellos y se enfrenten al otro progenitor. En todos estos casos, las consecuencias personales para el niño son muy negativas.

Separación y niños

Por tanto, si se está pasando por una separación conflictiva o si ya está establecida la custodia pero la relación entre los padres es muy conflictiva, recomendamos una serie de pautas a seguir por ambos:

  • Asegurarnos de que el niño no se encuentre cerca e incluso en la misma casa cuando tengáis algún tema que discutir o reprocharos, ya que lo escucha todo.
  • Evitar hacer comentarios negativos sobre el otro progenitor con cualquier persona siempre que el niño esté presente o cerca.
  • No hablar de forma despectiva ni negativa del otro progenitor con el niño, ni siquiera pequeños comentarios del tipo “vaya madre tienes”, “qué poco te quiere tu padre”, etc. En esta línea, si es el niño el que comenta algo que ha hecho con el otro progenitor, intentar no criticar negativamente lo que dice, aprobarlo y, si no nos parece bien, hablarlo a parte con el otro padre.
  • Intentar, dentro de lo posible, estar de acuerdo en la educación del niño: las normas a poner, las consecuencias, la rutina, etc. Para que el niño no note un desequilibrio en la crianza y se pueda normalizar todo lo posible su día a día aunque esté en casas diferentes.
  • Apoyar y querer incondicionalmente al hijo, preocupándose por su día a día y aprovechando los momentos que se tenga con él.

En definitiva, una separación sin repercusiones negativas para los niños es posible siempre y cuando se le tenga al margen de los conflictos entre los progenitores, intentando que su día a día sea lo más satisfactorio posible y dándole en los dos ámbitos un apoyo y cariño incondicional.

Si necesitáis pautas para sobrellevar esta situación entre vosotros o con vuestro hijo, no dudéis en contactar con nosotros y os ayudaremos porque, recordad: una separación positiva y sin repercusiones para vuestros hijos, ¡es posible!

 

Sara Ríos GilSara Ríos Gil

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81

LinkedIn

srios@fundacionalavareyes.com

Rabietas: Claves para saber cómo actuar y qué debemos evitar. Por Gema Valenzuela

En un post anterior explicamos por qué pueden desencadenarse las rabietas y como prevenirlas. Vamos a pasar a la acción viendo que no debemos hacer y lo que sí.

Rabietas

¿Qué es lo que no hay que hacer?

  1. Reaccionar impulsivamente: Es muy importante que los adultos no se tomen la agresividad de los niños como algo personal y saber que son reacciones pasajeras.
  2. Enfrentarse: No es conveniente pedir explicaciones en el momento en el que el niño está nervioso, ni enfrentarse a él de modo violento.
  3. Gritar: No se debe levantar la voz, si se hace se contribuye a aumentar la escalada agresiva, además de hacer de modelo negativo para el niño.
  4. Expresar sentimientos de amenaza: Estos sentimientos suelen agrandar el problema porque producen malestar y empeoran la relación a largo plazo.
  5. Intentar razonar con él: En medio del berrinche, razonar con él, solo servirá para ofrecerle más atención. Podremos hablar cuando esté tranquilo.

¿Y lo que sí?

 Aquí proponemos 5 claves para reaccionar ante el descontrol de nuestro hijo en cualquier situación:

  1. Poner una norma sobre cómo se debe comportar y su consecuencia si no la cumple: Elegir una o dos normas concretas y explicarlas cuando haya calma en casa. Podemos decir: “no se puede pegar ni pedir las cosas llorando, si esto se hace la consecuencia será…”. Debemos elegir algo proporcionado a la acción y cumplir con ello.
  2. Mantener la calma: Hay que acercarse y hablar en un tono de voz relajado. Como es muy importante que no reciba más atención de la cuenta por nuestra parte, en ese momento podemos decir: “cuando te comportas así, yo no quiero estar contigo”. Acto seguido, seguimos haciendo lo que teníamos entre manos sin prestar más atención. Cuando el niño se calme debemos decirle que así es como queremos verle.
  3. Preguntar: Si el niño es mayor y domina el lenguaje se puede sugerir que comente lo que le ocurre o le preocupa, y de este modo poder ofrecerle ayuda para solucionar sus problemas. Muy importante respetar que no quiera hablar, en este caso no se debe insistir, es preferible dejarle a su aire.
  4. Evitar riesgos: Si su comportamiento se muestra descontrolado, será necesario eliminar objetos peligrosos del entorno. Por ejemplo, en niños que se tiran al suelo y se revuelcan descontrolados será necesario apartar objetos con los que puedan golpearse.
  5. Premiar la amabilidad: Cuando el niño actúe de modo amable (preguntando, pidiendo con amabilidad, colaborando) es beneficioso elogiar y recompensarle. Basta con un gesto de agradecimiento, con una caricia y con una frase de orgullo. De este modo aprende que este tipo de conducta tiene consecuencias agradables.

Gema ValenzuelaSi quieres realizar alguna consulta en relación al comportamiento de tus hijos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Gema Valenzuela

Psicóloga Sanitaria

LinkedIn

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81

La Fundación Isabel Gemio reúne la obra artística de más de 20 personalidades de la cultura española

El próximo 25 de enero La Fundación Isabel Gemio inaugura la exposición solidaria “ARTISTAS CON DUENDE” que reúne pinturas, dibujos y fotografías de personalidades relevantes del mundo cultural español que además de su faceta profesional por la que son reconocidos desarrollan también su arte a través de la expresión plástica.

Artistas con Duende

La exposición recoge una veintena de obras de artistas como Alejandro Sanz, Paloma San Basilio, Joaquín Sabina, Andreu Buenafuente, Manolo García, Jordi Mollá, Juan Pardo, Palomo Linares, Viggo Mortensen, Fernando Colomo, Manolo Tena,  Dyango, Moncho Borrajo, Millán  Salcedo, Angel Garó, Miguel Caiceo, Adriana Ozores, Ernesto Alterio, Belinda Washington, Carmen Conesa, La Chunga, Dario Villalba, y especialmente Carla Duval gracias a la solidaridad de su hermana Norma.

Las piezas se podrán ver a partir del 25 de enero hasta el 2 de febrero en la sede de la Fundación Pons, calle Serrano, 138 de Madrid, quien ha cedido el uso del espacio para poder destinar el total íntegro de lo recaudado con esta iniciativa a financiar proyectos de investigación en enfermedades raras.

La exposición se cerrará con una subasta el 2 DE FEBRERO de 2016 a las 20.00 horas en la misma sede de la calle Serrano 138. 

Para más información: 
Mayte A. Tfno. 629312208

http://www.fundacionisabelgemio.com/eventos/inauguracion-de-la-exposicion-artistas-con-duende-25-de-enero-de-2015

http://www.fundacionisabelgemio.com/eventos/exposicion-de-pinturas-solidaria

 

Apatía: ¿Qué es y cómo superarla? por Paula Hernández

La apatía es la desgana, pasividad, desmotivación o indiferencia hacia algo.

Apatía

Se trata de un estado de ánimo en el que el individuo refleja falta de emoción, motivación o de entusiasmo, por el que cualquiera puede pasar en algún momento de su vida. Entre los síntomas que pueden acompañarla se encuentran:

 

  • Cansancio
  • Aburrimiento
  • Tristeza
  • Desgaste físico
  • Reducción del esfuerzo y tiempo dedicados a la actividad
  • Pérdida de iniciativa o persistencia
  • Pensamientos negativos, como pueden ser:
    • “Soy tan perezoso, no sirvo para nada”
    • “Esto es aburrido”
    • “Que pereza me da ir a la compra”
    • “No tengo ganas
    • “Creo que no soy capaz de estudiar todo esto, mejor lo dejo”
    • “Mañana tengo que entregar el informe a mi jefe y no consigo ponerme”
    • “Tengo que recoger la casa, pero me da una pereza…”
    • “Ahora una reunión… No tengo ninguna gana”

 ¿Cómo puedo superar la apatía?:

ApatíaEntre las cosas que podemos hacer para superar la apatía están:

  1. Sustituir pensamientos negativos por otros más positivos “Adiós al pesimismo, hola a los pensamientos positivos”: dar la vuelta a los pensamientos negativos y convertirlos en positivos ayudará a mejorar el estado de ánimo. Algunas frases que pueden contribuir a ello son:
  • “Puedo lograrlo”
  • “Lo estoy haciendo lo mejor que puedo”
  • “Sigue así”
  • “Bien hecho, voy por el buen camino”
  1. Establecer objetivos: consiste en establece metas más fáciles de alcanzar, por ejemplo, aguantar 10 minutos más estudiando o trabajando cuándo las ganas empiecen a desvanecerse. Crear una lista de deseos, metas y motivaciones permite tener los objetivos presentes y puede contribuir a mantener la energía mientras son cumplidos.
  2. Se disciplinado, no te fijes tanto en el tiempo de trabajo o de estudio, sino en si has conseguido tu objetivo o no. No te permitas abandonar hasta que el objetivo este cumplido.
  3. Reconocer méritos: se trata de reconocer el esfuerzo que uno mismo hace para alcanzar su objetivo final y que se premie por ello, por ejemplo, viendo la serie favorita, tomando un descanso de más tiempo, escuchando música… Castigarse por no lograr los objetivos puede tener un efecto no deseado, como confirmar los pensamientos acerca de la pereza.
  4. Organización: estar rodeado de desorden no contribuye a la motivación, por eso es importante mantener el lugar de estudio o trabajo ordenado y retirar aquello que genere distracciones.
  5. Cambio de hábitos: es fundamental poner en práctica hábitos saludables como el sueño o la alimentación. Una mala dieta o no dormir suficiente genera falta de energía para que el cuerpo pueda realizar las actividades necesarias, lo que puede producir falta de interés al llevarlas a cabo.

Piensa en los beneficios que puede conllevar el esfuerzo que estás haciendo para alcanzar tus objetivos.

Paula HernándezPaula Hernández García

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes: 91 083 77 81

phernandez@fundacionalavareyes.com

 

Nueva edición del Máster Universitario en Psicología General Sanitaria de la UIMP

Ya tenemos en nuestras manos el tríptico con toda la información sobre la tercera edición del Máster Universitario en Psicología General Sanitaria de la UIMP!

Máster Universitario en Psicología General Sanitaria de la UIMP

Pincha en el enlace para descargarte toda la información: Triptico_Psicologia_UIMP_Edicion_2016 y no dudes en ponerte en contacto con nosotros o con la Universidad Menéndez Pelayo para cualquier pregunta:

Fundación María Jesús Álava Reyes: (34) 91 083 77 81

UIMP: (34) 91 592 06 59 / 06 33 / 06 20

Los propósitos del nuevo año. Por Matilde Brox

Nuevos propósitosEs habitual al acabar el año hacer un análisis sobre lo bueno y lo malo que nos ha sucedido a lo largo de él. En esta reflexión encontramos hábitos que nos perjudican y quisiéramos abandonar (fumar, comer en exceso, gastos excesivos, inactividad física, etc.) y otros que nos gustaría adquirir (aprender inglés, hacer deporte, comer sano, cuidar nuestra salud, etc.)

Una lista de buenos propósitos que en otras ocasiones hemos intentado hacer, pero que, a medida que pasaba el tiempo, fuimos abandonando. Y es que ocurre que el hecho de tener claro que queremos hacerlo no es suficiente para poder lograrlo. Por el contrario, es muy común proponerse objetivos que, a la larga, se quedan solo en buenas intenciones.

¿Qué podemos hacer para que este año sea diferente? Aquí tiene ocho consejos.

1.-Fije una o dos cosas importantes para usted. Es preferible realizar los cambios uno a uno antes que proponernos una lista con demasiadas cosas que, al final, no cumpliremos.

2.-El objetivo debe ser alcanzable, realista y medible. Plantearnos algo específico como “me gustaría adelgazar 4 kilos”, en vez de “quiero conseguir un cuerpo perfecto”.

3.-Valore los pros y los contras. Los beneficios que obtendremos y también aquello a lo que tendremos que renunciar. Si me apunto a un gimnasio y no dispongo de mucho tiempo, debo tener en cuenta que será a costa de quitarlo de otras actividades, ocio, descanso, del que dedico a la familia, etc.

4.-Establezca un plan para llevarlo a cabo. Es importante marcar el objetivo final pero si la meta es muy ambiciosa podemos ir marcando pequeños objetivos. Por ejemplo, si queremos cambiar nuestros malos hábitos con la comida, podemos intentar introducir alimentos más sanos poco a poco, en vez de cambiar de repente toda la dieta.

5.-No pierda de vista el objetivo. Implíquese, confíe en su capacidad y hágase responsable de cumplirlo, sepa que tendrá que sacrificar la gratificación del momento por la recompensa a largo plazo.

6.-Utilice el autodiágolo para conseguir motivación. Crea firmemente que es posible el cambio, utilice frases en positivo “quiero hacerlo y puedo hacerlo”, cambie pensamientos negativos del tipo “nunca adelgazaré” por otros que implican estar en la acción “voy a hacer cosas para bajar de peso”.

7.-Concédase un premio por su esfuerzo y progreso. Siéntase satisfecho por hacerlo bien. Si está cumpliendo con constancia la dieta puede darse el premio de comer algo que le gusta una vez en semana, o también usar como recompensa cosas que le hagan sentir bien, como puede ser un masaje.

8.-Tenga presente que es normal cometer algún fallo. No hacerlo bien del todo o decaer en algún momento no significa fracasar, piense que esto puede suceder y no tire la toalla, contémplelo como parte normal del proceso. “Aunque esta vez he fallado, voy a seguir intentándolo”.

 

Matilde BroxMatilde Brox Gómez

Psicóloga Sanitaria

Fundación María Jesús Álava Reyes

91 083 77 81